•  |
  •  |

La Coordinadora Civil, CC, denunció que el viceministro de Relaciones Exteriores para la Cooperación, Valdrack Jaentschke, ha estado presionando a embajadores para que no financien a organizaciones de la sociedad civil, bajo el argumento de que éstas juegan un rol meramente político para desestabilizar al Gobierno del presidente Daniel Ortega.


Representantes de la CC afirmaron que en encuentros con diferentes embajadores, éstos les confirmaron que Jaentschke se ha encargado de presionarlos para que corten los recursos que brindan a siete organizaciones civiles en particular: CC, Ética y Transparencia, Cenidh, Instituto para el Desarrollo y la Democracia, el Movimiento Autónomo de Mujeres, el Movimiento por Nicaragua y el Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas.


Según los denunciantes, Valdrack se dirige a los diplomáticos a través de cartas en las que señala que cualquier cooperación con organizaciones no gubernamentales nacionales es considerada por su gobierno como una intromisión en las políticas internas de Nicaragua.


El Nuevo Diario intentó comunicarse con el Viceministro para consultarlo al respecto, pero no fue posible. Llamamos a su oficina y la joven que contestó dijo que estaba en una reunión y que luego saldría de las oficinas.


No es la primera vez
Esta no sería la primera vez que el Gobierno trata de obstaculizar la financiación a organizaciones de la sociedad civil. A inicios de 2009, Jaentschke encabezó una campaña a favor de un manual que buscaba regular el trabajo de organizaciones no gubernamentales extranjeras en cuanto a los recursos que brindaban a sus pares nacionales.


La propia ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, expresó que lo que establecía el manual era que el financiamiento no era para “inmiscuirse” en asuntos políticos.


La iniciativa del Gobierno generó rechazo entre la sociedad civil. La dirigente del Movimiento Autónomo de Mujeres, Sofía Montenegro, denunció en esa ocasión: “con el manual le dicen a la cooperación internacional qué proyectos financiar y obviamente la perspectiva de ellos es estrictamente asistencialista, porque en la visión del Gobierno el monopolio de la política es propiedad de la pareja presidencial”.


Sin embargo, meses después Jaentschke informó a la Mesa de Cooperantes que “de momento” el Gobierno no avanzaría en dicha propuesta.


Ortega alentó persecución en diciembre
Pero los representantes de la CC, aseguran que la “persecución” se reactivó en diciembre pasado, cuando en la XV Promoción de cadetes del Centro Superior de Estudios Militares el presidente Daniel Ortega los acusó de ser financiados por los Estados Unidos y de hacer campañas “para subvertir el orden del país”.


La CC en particular ha sufrido ataques directos de grupos afines al Gobierno. El 8 de agosto de 2009, por ejemplo, varios de sus miembros fueron agredidos por jóvenes identificados con banderas y camisetas del Frente Sandinista en los predios de la Catedral Metropolitana de Managua.


Luisa Molina, Vocera de la CC, señaló que 2011—por ser un año electoral—es el año para callarlos.


La reciente salida del Foro de Educación de la Coordinadora Civil se orientó para crear crisis, sin embargo, dijo Molina que los miembros de dicho foro no se han ido porque siguen trabajando en el programa del 7% del PIB para educación.