•  |
  •  |

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio José Báez, habló en nombre de la Iglesia Católica de Nicaragua, para rechazar lo que considera un “atentado” contra la democracia y la libre expresión, en alusión a las trabas que la Dirección General de Aduanas, DGA, sigue imponiendo a EL NUEVO DIARIO, en revancha por las publicaciones periodísticas que denuncian las irregularidades que ocurren en la Dirección General de Ingreso, DGI.

Monseñor Báez se apoyó en el Concilio Vaticano “Communio et Progressio”, referido a “el derecho a obtener y comunicar la información”, para expresar un claro mensaje de solidaridad y compresión a la profesión de los periodistas.

“A los que, por profesión, tienen que difundir la información, les corresponde una importante y difícil tarea, frecuentemente expuesta a conflictos. Con frecuencia se ven obstaculizados por aquellos a quienes interesa oscurecer u ocultar la verdad”, manifestó monseñor Báez, citando textualmente el escrito que fue emitido el 18 de mayo de 1971, por el Pontificio Consejo de los Medios de Comunicación.

Atentado contra la democracia

Báez expresó que la Iglesia ve la labor de los medios de comunicación como uno de los “pilares de la democracia en una sociedad pluralista, no solamente como un derecho, sino como una necesidad del bien común, porque un sociedad informada es una sociedad libre”.

“Privar a una sociedad de la información completa y veraz de lo que acontece, es atentar contra la democracia, por eso es que en los regímenes totalitarios lo primero que hacen es coartar, cercenar la libertad de prensa y de expresión (…) Atentar contra el derecho de información es minar la democracia, es en el fondo ocultar una verdad que puede hacer que el pueblo tome medidas o decisiones que hay personas que no les conviene”, dijo monseñor Báez.
 
El alto jerarca de la Iglesia Católica explicó que cuando un diario informa de actos de inmoralidad o de corrupción, que están dañando a la sociedad, los medios de comunicación “tiene la obligación de publicarlo”.

“Medios que no denuncian son cómplices”

“Lo que EL NUEVO DIARIO ha hecho es cumplir con un deber ético como medio de comunicación social”, aseveró Báez agregando que un medio de comunicación que no denuncia y que no informa sobre actos de corrupción se hace “cómplice”.

“El silencio de un diario frente a actos de este tipo lo hace caer en la complicidad”, agregó.