•  |
  •  |

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, se dirigió a la Relatora de la Libertad de Prensa de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, Catalina Botero, para que este organismo internacional intervenga en el caso de la  retención arbitraria de la materia prima de El Nuevo Diario de parte de instituciones del Estado, que causaron daños económicos y a la libertad de expresión.


En una carta que envió el Cenidh a Botero el pasado 9 de febrero, el organismo de derechos humanos señala que la Dirección General de Ingresos, DGI, y la Dirección General de Aduanas, DGA, “han impuesto un evidente obstáculo al derecho de informar”, en alusión a la retención del papel y las planchas de impresión que necesita este Diario.

En juego, futuro de la libertad de expresión
Además, en la misiva expresa que la manera en que se resuelva este atropello será determinante para el futuro de la libertad de expresión en el país. “El mensaje que recibiría la población si este abuso no se repara pronto, es que es mejor callar que exponerse a las represalias de instituciones que proceden arbitrariamente e impunemente”.


Por ello, el Cenidh le pidió a Botero “requerir de manera urgente información del Gobierno de Nicaragua sobre los obstáculos que está poniendo a El Nuevo Diario actualmente”, así como “solicitar que el Gobierno de Nicaragua la invite para realizar una visita “in situ” que le permita reunirse con autoridades gubernamentales, con distintos sectores de la vida nacional y con las víctimas”.
El Cenidh también le sugirió “incluir a Nicaragua como uno de los países que merecieron su atención durante el presente año, en el Informe Anual de la Relatoría de Libertad de Expresión, formulando las recomendaciones que estime pertinentes”.