•  |
  •  |

El embajador de Estados Unidos en Nicaragua, Robert Callahan, confirmó ayer que una de las preocupaciones que tiene su gobierno actualmente es, precisamente,  la observación electoral en Nicaragua. Recordó que en 2006, año de elecciones nacionales, para febrero ya había observadores en el país.   


“Es importante que la observación empiece seis, siete u ocho meses con anticipación a las elecciones… porque las elecciones no son un evento, son un proceso que incluye cedulación, entrenamiento de fiscales, todas estás cosas, y por eso es muy importante que ese proceso empiece dentro de poco (a nivel local)”, enfatizó.


Callahan, en ese contexto, destacó que están alentando al Gobierno a aceptar la observación nacional e internacional. “Es nuestra esperanza, y la esperanza de la mayoría del pueblo nicaragüense y de la comunidad internacional, de que las elecciones sean abiertas, transparentes, justas y observadas, y en eso estamos trabajando”, reiteró sin entrar en detalles.

Que los nicaragüenses tengan fe

“Los norteamericanos, la Iglesia Católica, muchos de los medios de comunicación (locales), el sector privado, todo el mundo, están diciendo que es muy importante que haya una observación electoral creíble nacional e internacional, y estamos completamente de acuerdo con eso”.


Aunque “fundamentalmente lo más importante es que los nicaragüenses tengan fe en los resultados de las elecciones, tengan confianza, y la manera más eficaz de asegurar resultados precisos es a través de la observación electoral, y, francamente, sabemos que eso es imposible hacerlo en las últimas semanas o en los últimos meses (previo a la votación)”, sostuvo.

Hay comunicación con Ortega,  pero…
El diplomático reiteró que de momento mantienen una comunicación “fluida” con el Poder Ejecutivo.


“Hay un diálogo, hay un contacto regular con el Gobierno, por supuesto, hay siempre problemas, pero eso es natural en las relaciones diplomáticas. La embajada de Estados Unidos está aquí (en Managua) para mejorar las relaciones, para nosotros es importante una comunicación básica y está todavía la tenemos (con el Gobierno)”, dijo.


Entre tanto, el ex presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, Amcham, Róger Arteaga, sostuvo que “es bastante peligroso el hecho de que el Gobierno no quiera observadores electorales” en las elecciones nacionales previstas en noviembre de este año.


“Si uno está limpio y hace las cosas bien, se quiere que la gente venga, vea el proceso y lo legitime. A menos que se esté pensando en hacer otras cosas, y si eso está pensando, el Gobierno, indudablemente, no va a querer observación electoral”, apuntó.