•  |
  •  |

Una manifestación contra el fraude y la reelección, que pretendía protestar frente al Consejo Supremo Electoral, CSE, se encontró ayer con un cordón policial que les detuvo el paso desde el costado oeste del centro comercial Metrocentro, pues los orteguistas estaban alistando el Congreso departamental del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, justamente frente al edificio del cuestionado Poder Electoral.


Pero los oficiales de la Policía Nacional no sólo impedían el paso de los manifestantes, sino también de los transeúntes particulares. Ni siquiera a una joven que explicó que vive en las inmediaciones de Metrocentro dejaron pasar, por más que ella insistió.


Una señora de edad avanzada también les explicó que quería pasar por la avenida de Metrocentro, para ir a esperar la ruta frente a la Universidad Evangélica, porque tenía que viajar hasta un hospital capitalino a dejarle comida a su hijo enfermo, pero los policías le recomendaron ir a dar la vuelta hasta por la Laguna  Tiscapa.


 Incluso, el reportero gráfico de EL NUEVO DIARIO Lisandro Roque fue amenazado por un oficial cuando estaba haciendo su trabajo. “Aunque seás periodista no vamos a responder”, le advirtió el jefe de la Estación V de la Policía Nacional, Comisionado Mayor Sergio Gutiérrez, cuando éste traspasó el cordón policial para hacer su trabajo.


Policía al lado del orteguismo
Lo que la Policía protegía con celo eran los preparativos del Congreso Departamental de Managua del FSLN, que se realizó ayer en la tarde frente al CSE, ubicado contiguo al centro comercial Metrocentro. Desde la mañana se veían instaladas más de un centenar de sillas, con cubiertas blancas, para la realización del denominado “congresillo”.


Mientras tanto, los manifestantes que intentaron llegar hasta el CSE, sin conseguirlo, son miembros de diferentes organizaciones de la sociedad civil, que en conjunto integran el denominado Movimiento contra el Fraude y la Reelección, MCFR.


Aunque no lograron llegar hasta las instalaciones del CSE, los protestantes leyeron un pronunciamiento frente al cordón policial, donde se explica que “Daniel Ortega no puede, legalmente, ser nuevamente candidato por su partido para las elecciones 2011. Está doblemente impedido por la Carta Magna”.


“Su autoproclamación lo convierte en delincuente, y si el CSE lo inscribe, sus magistrados igualmente lo serán, como ya lo son los magistrados de la Corte Suprema de Ortega, que con una resolución espuria lo quieren revestir de legalidad. Lo que empieza viciado, termina corrupto, y jamás se podrá legitimar”, manifiesta el pronunciamiento respaldado por las organizaciones políticas Movimiento Renovador Sandinista, MRS,  y el Movimiento Por el Rescate del Sandinismo, MPRS.

 

Artículo 147 es resultado del aprendizaje social

La marcha surgió de manera espontánea después de una reunión del MCFR, en la que se rechazó totalmente el proceso electoral de 2011 pues lo consideran “contaminado” por la intención reeleccionista del presidente Daniel Ortega y por la actuación de facto de los magistrados del CSE.


El doctor Danilo Aguirre, invitado especial a la reunión, hizo una disertación sobre la ilegalidad de la reelección de Ortega, donde aseguró que el artículo 147 de la Constitución, que prohíbe la reelección consecutiva, “no es un invento de los diputados de 1995, es una disposición que dada la historia de Nicaragua y dada la historia de América Latina” y el “resultado de sus confrontaciones históricas, de sus movimientos sociológicos y de cómo va interpretando la sociedad su historia, plasma la prohibición en su Carta Magna…”

Con los votos contados
De igual forma, el doctor Aguirre, quien fue diputado durante el período presidencial de Violeta Barrios de Chamorro, también criticó el actuar de los partidos políticos que se denominan de oposición, cuando aceptan el proceso ilegal del CSE y están cumpliendo al pie de la letra un calendario electoral “viciado”.


“No podemos actuar fingiendo que no tenemos al enemigo de frente”, dijo Aguirre tras agregar que el CSE los está esperando “con los votos contados, ya saben cuantos diputados va tener uno y cuántos va tener el otro…”.
“Van a tener asegurado, incluso, los 56 votos para reformar la Constitución cuando estimen convenientes”, dijo Aguirre haciendo una proyección de lo que implica el proceso electoral de este año.


También aclaró que Sandino no tiene que ser renovado ni rescatado, y en ese sentido hizo un llamado de unidad por el rescate del Estado de Derecho de Nicaragua.


Por su parte, el economista independiente Adolfo Acevedo, hizo una ponencia sobre lo que significaría si el Gobierno invirtiera la cooperación venezolana en el desarrollo del país y aseguró que, siendo éste el gobierno que más recursos ha tenido en la historia de Nicaragua, no invierte esos recursos en un verdadero desarrollo sostenible.