•   Conexiones / UCA  |
  •  |
  •  |

La carrera política de Arnoldo Alemán sigue estando bajo el dominio de Daniel Ortega, quien cuenta con el control suficiente en el Poder Judicial para afectarlo durante este año de elecciones presidenciales, según su conveniencia, aseguraron Alberto Novoa, el procurador que intentó en sendos juicios llevarlo a prisión; Manuel Aráuz, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Centroamericana y Mauricio Martínez, abogado de Alemán, aunque éste último aún alega la inocencia de su cliente.


Estas valoraciones las hacen, a partir del recuento del  camino recorrido por el líder “rojo sin mancha”, en su batalla por obtener su sobreseimiento definitivo en enero de 2009, tras la condena de 20 años de prisión que le impuso en 2003 la jueza sandinista Juana Méndez, ahora magistrada de la Corte Suprema de Justicia, CSJ.


“Con los procesamientos fue perdiendo poder en la Contraloría. Los magistrados puestos por el PLC  ahora son propuestos por Ortega. En la Corte hay un desbalance. La balanza está completamente a favor del partido gobernante, que aprovechó todo”, afirmó Mauricio Martínez, para quien, cuando el Frente Sandinista “quiere conseguir objetivos, los consigue”.

“Alemán erosionado y decadente”
“Alemán ahora es el socio minoritario y cada día más erosionado y decadente. Mientras el otro, (Ortega) ha labrado todo un engranaje institucional, capaz de no dejar títere con cabeza”, señaló por su parte, el ex procurador Novoa. Según él, la tragedia de Alemán comenzó desde el momento en que el Frente Sandinista “se da cuenta de que tiene una mina (con sus causas judiciales), que puede agarrar a Alemán del cogote porque controla al Poder Judicial”.


En tanto, el decano Manuel Aráuz, quien dirigió un amplio estudio sobre los expedientes del ex presidente liberal publicado en 2004, y quien ha catalogado su caso como “el más representativo en Nicaragua de la politización de la justicia”, asegura que por enfrentar a Ortega y su poder en el sistema judicial, Alemán “fue perdiendo apoyo en el camino; mientras que el adversario siempre se vio fortalecido y nunca dejó de tener la sartén por el mango”.


La advertencia de Novoa y de Aráuz --que Martínez prefiere minimizar--, son las tres causas pendientes conocidas como el caso Narco Jet, el caso IDR y el caso Mayco. (Ver detalle en el recuadro “Por esto pide perdón”).


Martínez sostiene que su cliente no puede ser otra vez acusado porque en dichas causas ha demostrado su inocencia, y porque cuenta con la sentencia del 16 de enero de 2009 emitida por la Corte Suprema de Justicia, que lo sobreseyó de las acusaciones de fraude, asociación para delinquir contra el Estado “y cualquier otro hecho conexo”.

Mal cálculo político podría costarle muy caro
Novoa calificó como un “error garrafal” que los “defensores” de Alemán (refiriéndose a los magistrados, diputados y asesores del ex Presidente, que redactaron dicha sentencia con el aval de la contraparte sandinista en el marco de la negociación para reelegir al sandinista René Núñez como presidente de la Asamblea Nacional apenas horas más tarde de leída la sentencia), no  hayan incluido los casos Narco Jet, IDR y Mayco.

 

“Se les chispotea, como a Chespirito. Y tenía que ser el paquete completo: Dame la Asamblea y yo te libero de todo”, señala Novoa. Esos casos “claro que tienen validez, porque fueron introducidos en tiempo, y como en lo penal no hay prescripción, están vivos. Alemán está en este momento con una soga al cuello. El día que Ortega quiera apretar esa soga, se la aprieta”,  advirtió.  


Dos bandas, tres bandas… depende
Fuentes vinculadas al tema aseguran que estos tres casos serían utilizados por Ortega “en el momento oportuno dependiendo de la coyuntura política: si quiere que vaya a tres bandas o a dos bandas la elección presidencial, sólo le jalan el cordón a Alemán, lo clavan, y lo inhiben. Y, aun siendo candidato, no puede ser electo Presidente”.


Para Manuel Aráuz, aún está pendiente el debate de si estas tres causas podrían estar sometidas a la “Ley de Fijación de Plazo Razonable en Causas Pendientes del Código de Instrucción Criminal”, iniciativa del diputado liberal José Pallais, y que provocaría la anulación de las mismas.


“En todo caso, están vivas y pudieran activarse en cualquier momento, si fuera de interés del aparato judicial o del Frente Sandinista. Ya se ha mencionado, pero no creo que se vaya a producir ahorita, porque interesa que el doctor (Alemán) esté ahí  peleando por el segundo o tercer lugar. El Frente quiere ir a la mayor cantidad de bandas que sea posible, ellos en la primera banda, y el resto donde quieran”, coincide Aráuz.


Sin embargo, el bando de Alemán está dispuesto a librar batalla. Mauricio Martínez insistió, mostrando todos los documentos que tiene a mano, que su cliente no tiene cuentas pendientes “porque ha sido sobreseído en todo”.
“Aquí ha habido unas tropelías jurídicas. ¿Cómo es posible que vos, siendo sobreseído, ya no sos sobreseído? Al doctor quieren procesarlo quieren sacarle algo políticamente. Dicen: “Vamos a abrirle los juicios”. ¿Cuáles juicios? A menos que le hagan uno nuevo”, se aferra. “Es prohibido abrir un juicio fenecido. Incluso los jueces cometen delito”, aseveró.

 

Las causas para el confesionario

Caso Canal 6
La primera vez que Arnoldo Alemán enfrentó a la justicia cara a cara, fue en marzo de 2002, cuando la jueza suplente Gertrudis Arias lo buscó para tomarle su declaración en el caso de Canal 6. En este caso, Alemán ordenó transferencias de dinero desde Aeropuertos de Nicaragua, Enitel, Intur y el Ministerio de Hacienda, para efectuar una supuesta modernización de la institución televisiva, por medio de la compra de equipos. Pero el dinero no llegó a su destino, sino a las empresas Casco y Sinfra, cuyos socios eran los mexicanos Ricardo Galán y Alejandro López Toledo, con estrecho vínculo con el ex mandatario. El Estado nicaragüense perdió 1.3 millones de dólares.

La Guaca (lavado de dinero)
El 7 de agosto de ese mismo año, es acusado ante el Juzgado Primero del Distrito del Crimen de Managua por el delito de lavado de dinero, peculado, malversación de caudales públicos…  junto a trece personas más, incluyendo al ex Director de Ingresos, Byron Jerez, y familiares de ambos. El perjuicio al Estado se calculó en unos 100 millones de dólares.  


El estudio “La corrupción en Nicaragua… de algunos expedientes, hechos y personajes”, dirigido por el doctor Manuel Arauz, resume el caso como “un sistema de triangulación de fondos, que saliendo del erario, pasaron por empresas privadas cuyos ejecutivos resultaban ser familiares cercanos de los funcionarios, para alimentar las cuentas de la Fundación Democrática Nicaragüense, y de ésta --cuyos directivos eran Alemán y Jerez--, salían los fondos para las familias y el PLC”.


‘La Guaca’ es emblemática pues fue utilizada por el Frente Sandinista para presionar a Alemán a negociar desde 2003 hasta 2009, por cuotas de poder en los poderes del Estado, y en temas como la reelección presidencial y diversas leyes. Alemán peregrinó como preso por la Dirección de Investigaciones Criminales, por la cárcel La Modelo, y por el Hospital Militar hasta regresar de nuevo a su hacienda El Chile, en El Crucero, donde poco a poco se le disminuyeron las restricciones penitenciarias.


“Si concatenás los hechos, con la situación procesal del doctor Alemán, te vas a dar cuenta que los períodos cuando estuvo en la cárcel Modelo, y en la DIC, que fueron los más duros, tienen que ver con la elección de funcionarios  o con el apoyo de las bancadas del PLC a votar conjuntamente con el Frente Sandinista para la reelección de cargos, para el reacomodo del pacto”, señaló Manuel Aráuz.

‘La Guaca 2’
Se trata de la apertura de una cuenta denominada Donación Taiwán, en 2000, por parte de la Tesorería General de la República, y que sirvió para alimentar otras que abrió Arnoldo Alemán en el Banco Central y que estaban a nombre de la Presidencia de la República; y a la vez, para pagar tarjetas de crédito gestionadas por Noel Ramírez, ex titular del Banco Central. La cuenta, además, se alimentó de otras de la Tesorería que se abrieron en bancos nacionales y extranjeros, entre ellos, bancos de Panamá.


Lo defraudado se calcula en 58.3 millones de dólares. “Alemán se ampara en el Tribunal de Apelaciones, en la sala de él, y se para el juicio. Nunca más se investigó la Guaca 2”, relató Novoa.
El sobreseimiento que obtuvo Arnoldo Alemán en enero de 2009, limpió todos los actos descritos anteriormente.

Caso Panamá
Desde 2003 la Fiscalía Anticorrupción de Panamá mantiene congelados unos 10 millones de dólares (Mauricio Martínez asegura que son 5 millones) entre las cuentas de Arnoldo Alemán, Byron Jerez, María Fernanda Flores de Alemán, y Alfredo Flores Lovo. “En Panamá se descubren como 32 sociedades anónimas”, señaló el ex procurador Novoa. En estos momentos el fallo está pendiente en un Tribunal de Apelaciones de ese país. Mauricio Martínez informó que en unos dos meses se conocerá la resolución

Caso Estados Unidos
En Estados Unidos se desarrolló un juicio civil contra los hijos del ex presidente Alemán por unos certificados de depósitos. El papel de la Procuraduría nicaragüense en este caso, es de testigo.


“Estos certificados desde un principio estuvieron a nombre de la familia Alemán, y luego han sido mutados hasta a los nombres de los hijos de Alemán, porque éstos, supuestamente, iban a ser el fondo fiduciario con que se iban a estudiar los hijos de Alemán. El vínculo es el origen de los fondos”, explicó Novoa.

El Narcojet, “Las vaquillas” y Mayco
En 2002 llegó a los juzgados la acusación contra Arnoldo Alemán por el caso del Lear Jet 35-A. Se trataba de la introducción ilegal al país de una aeronave robada que había sido utilizada para transportar droga, y en la cual viajaron Alemán y varios de sus funcionarios en diversas ocasiones. El perjuicio económico al Estado nicaragüense se calculó en 2.7 millones de córdobas.


En el caso conocido como “Las vaquillas”, Arnoldo Alemán como Presidente y Eduardo Mena, como Director del Instituto de Desarrollo Rural, defraudaron al Estado por 11 millones de córdobas al autorizar ilícitamente pagos indebidos con fondos del erario en concepto de asesorías, pagos de viáticos, compra de vehículos, compra de ganado… cuyos proveedores eran únicamente familiares de ellos.


Y otro caso, es el perjuicio al Estado por 100 mil dólares y 10 millones de córdobas, cuando se orientó que la mano de obra y materia prima de la empresa Materiales y Construcciones (Mayco), se destinara para la remodelación de propiedades de Arnoldo Alemán y su hermana Amelia.


Estos tres son los que amenazan a Alemán, pues según Novoa, dependerá de si los jueces y magistrados que actúan a favor del Frente Sandinista, determinen si las causas pueden ser caducadas por la Ley de Fijación de Plazo Razonable en Causas Pendientes del Código de Instrucción Criminal, o si esta misma ley será declarada “inaplicable” para el caso concreto, de manera que los juicios puedan continuar. “Un caso está en el Juzgado Primero de Distrito, y dos en apelaciones. No están fallados”, afirmó Novoa.  


Pero Arnoldo Alemán sonríe y muestra jocoso los pulgares hacia arriba, como en los viejos tiempos, esta vez, confiado de que el pueblo nicaragüense, al que dice lleva muy dentro de su corazón, sabrá perdonarlo.