•  |
  •  |

Simpatizantes y trabajadores del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, se enfrentaron a pedradas, huevos y puñetazos, con los manifestantes ciudadanos y juveniles que en los últimos días han protagonizado una serie de protestas contra la reelección y el fraude, y que ayer llegaron a protestar frente al PLC-380, para exigirle al líder honorario de ese partido y ex presidente de Nicaragua, Arnoldo Alemán, que decline a su candidatura presidencial.


El vocero del PLC, Leonel Teller, demostró que los manifestantes son simpatizantes del precandidato presidencial Fabio Gadea Mantilla, porque mandó a quitar la cámara fotográfica de una joven que acompañaba la protesta. En el aparato digital se encuentran las imágenes de algunos de los protestantes pertenecientes al grupo Resistencia Juvenil por la Dignidad Nacional, Rejudin, sesionando en el mismo salón donde se reúne el consejo político de esa alianza.
Sin embargo, Teller, en conferencia de prensa, dijo que la cámara se le había caído a Morayna Gutiérrez, que es el nombre de la joven a quien también los enviados de Teller le robaron su celular, como lo demuestran fotografías y videos que hicieron los periodistas de televisión.

Acusan a Gadea de mandar protestas
Teller y el diputado Wilfredo Navarro acusaron directamente a Gadea y al diputado Eduardo Montealegre del “ataque al PLC”, porque explicaron que “están aliados con el Movimiento Renovador Sandinista, MRS, que es el brazo armado de la agrupación que lidera Gadea”.


“El que venga con violencia va recibir defensa”, dijo el vocero liberal. El diputado Navarro respaldó las declaraciones de Teller y agregó que si la Policía no actúa para protegerlos, “el PLC va a actuar”, sin ofrecer detalles de lo que eso significa, sólo dijo que va ser una “respuesta contundente”.


Por su parte, Montealegre --en relación a las acusaciones de Teller y Navarro--, dijo que no iba a contestar “ni a payasadas ni a payasos”.

Periodista liberal al mejor estilo oficialista
La protesta que inició a las 10:30 de la mañana, comenzó a caldearse cuando el camarógrafo, Rodolfo “Popo” Díaz, actuaba al mejor estilo oficialista, haciendo preguntas dirigidas y a la defensiva contra los protestantes, que son integrantes de diferentes organizaciones, entre ellas Rejudin, la organización Forfunic, el Movimiento Pedro Joaquín Chamorro y la Red Nacional de Resistencia Ciudadana.


Pero fue cuando uno de los manifestantes se atrevió a colgar una cabeza de chancho en el portón de la sede partidaria, que los trabajadores del PLC salieron a evitarlo y comenzó la tiradera de huevos y puñetazos de ambos bandos.


Los manifestantes también usaron morteros que por unos segundos apaciguaron los ánimos, pero ante las insistentes consignas y protestas contra Alemán, se volvió a dar otra revuelta, donde algunos protestantes fueron tirados al suelo para ser pateados y agredidos. Hasta una señora de rojo vestido y delantal de encajes blancos, salió a tirar sus huevos en defensa del líder liberal.

Teller dirige pandilleros
Pero además, Leonel Teller salió de la sede partidaria acompañado de al menos 10 jóvenes sin camisas, con las caras cubiertas y piedras en las manos, para ponerse a nivel con los manifestantes, quienes también tiraban piedras.
Teller les ordenó con el dedo índice donde tenían que dirigirse, para seguir a los manifestantes que salieron corriendo en diferentes direcciones.

“Viva Arnoldo…!”
Cuando los manifestantes fueron ahuyentados, adentro en la sede liberal se escuchó un grito eufórico de “viva Arnoldooo”.


Gustavo González, celador del PLC-380, resultó herido en su mano izquierda por las pedradas y dijo que como trabajador de esa sede tiene que defender su lugar de trabajo, pero también piensa que los manifestantes “no son seres humanos”.
“Esos chavalos son animales”, dijo el señor enseñando su mano ensangrentada y su ropa manchada de huevo.


También resultaron heridos el camarógrafo del PLC, Rodolfo “Popo” Díaz y Marvin Largaespada, ambos de la oficina de Relaciones Públicas del PLC.
Otro que resultó agredido y con la camisa desgarrada fue Saúl Mora, quien se atrevió a colgar la cabeza de chancho en nombre de Arnoldo Alemán.

Cenidh cuestiona uso de morteros
Luego del enfrentamiento en los alrededores del PLC 380, los integrantes de Rejudin se dirigieron al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, a denunciar “la agresión” sufrida a manos de liberales arnoldistas y trabajadores de la sede liberal.


Norwin Solano, abogado del Cenidh, recibió la queja de los “chavalos” y lamentó los hechos de violencia acontecidos. Señaló como culpables a los caudillos de los partidos políticos y la falta de espacios de participación que éstos han generado. Sin embargo, cuestionó algunos métodos usados por miembros de Rejudin.
“El uso de huevos, pancartas e incluso símbolos creemos que no pone en riesgo la vida de las personas o su integridad física, pero en el caso de los morteros sí consideramos que su uso es letal y su uso es totalmente irresponsable”, finalizó Solano.  

Con la colaboración de Carlos Larios.