•  |
  •  |

Los debates sobre leyes trascendentales para el país ocupan la agenda de los estudiantes de la Escuela de Derecho de la Universidad Politécnica, Upoli,  a través del Foro científico y según su director, el doctor Oscar Castillo, la discusión ahí es muy superior a la que protagoniza la clase política nacional.
Castillo señala que los estudiantes más bien critican la forma antiética de cómo se expresan los políticos unos de otros, sin mantener el respeto mutuo, la línea de discusión y la tolerancia.

“Es de más altura y tiene más nivel que los políticos. Al final, aplican la sinergia de la amistad con las diferencia y arman los debates muy respetuosos. Lo he observado en el foro de debate científico y ahí llega de todo, de derecha, de izquierda, muy evangélicos y muy católicos, pero con un sentido de responsabilidad impresionante”, dijo Castillo, durante la celebración del decimoquinto aniversario de la Escuela de Derecho de la Upoli.

Señala que el foro científico es parte de la creatividad que ha impulsado la Escuela de Derecho, que lucha por cambiar la imagen que se tiene en general sobre los abogados. Castillo considera que es una carrera muy noble pues se trata de representar y administrar la justicia.

No hay saturación de abogados
Por otro lado, llamó a desmitificar la falta de actualidad de la carrera de Derecho ante las grandes cantidades de profesionales desempleados, subempleados o un mercado saturado de abogados. Para él, el problema no radica en la cantidad de profesionales sino la calidad con que son formados.

Consideró que la opción de las facultades ha de ser la diversificación de especialidades, tales como medioambiente, derecho de los consumidores, derechos de los turistas, derechos humanos, nuevas tecnologías, Seguridad Social, entre otros. Señala que si el Derecho se reduce al área civil y penal, el mercado siempre estará saturado.

Castillo recordó que los estándares de las Naciones Unidas señalan que Nicaragua debería tener 50 mil abogados en una proporción de uno por cada mil habitantes, pero que sólo hay 29 mil abogados en todo el país.

“En el montón no está el problema de la carrera de Derecho, sino con la calidad que lo formás; pueden haber 100 facultades de Derecho y no es malo, lo importante es que habiendo montones que haya buenos. Si hubieran mil abogados y son buenos, es bueno pero si no lo son, significa que no están llenando las expectativas de la sociedad”, afirmó Castillo.