•  |
  •  |

Hasta el momento Elizabeth de Fátima Dávila de Rojas asegura que es la candidata vicepresidencial de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, pero la próxima semana que tenga en sus manos el documento que debe firmar para concretar ese compromiso y observe una sola partícula que cambie lo que su sector cristiano propone, su decisión también puede variar, porque si algo ha aprendido es que “en el mundo de la política casi todo se mueve por debajo de la mesa”.

En esta negociación Dávila de Rojas representa al Liderazgo Nacional Cristiano, LNC, que congrega a al menos 32 líderes de las iglesias evangélicas y también incluye los intereses de la Iglesia Católica.
Individualmente, Dávila es pastora de las Asambleas de Dios, pero explica que en las negociaciones con la ALN su propuesta no negociable es el 50 por ciento en todo, repartido entre la ALN y el sector cristiano en general, incluida la Iglesia Católica.

Su experiencia en 2004
Hasta el momento, la junta directiva de ALN ha aceptado esa condición y no ha discutido el 50 por ciento, pero el pasado le dejó la experiencia que en política todo puede variar drásticamente en el último minuto, sin que el más interesado se de cuenta.

Recuerda que cuando fue candidata a alcaldesa en 2004, por el partido Camino Cristiano Nicaragüense, CCN, mientras preparaba su campaña electoral, sin que ella se diera cuenta decidieron que otro iba a ser el candidato de CCN a última hora.

Siete años después, Dávila sabe que tiene que leer muy bien la letra pequeña del documento que va firmar, porque ahora está clara de que “no está tratando con hermanos de la Iglesia, sino con políticos”.

Sector cristiano está cerrando filas por la ALN

Por otra parte, asegurar que sólo la alianza con las Asambleas de Dios representa al menos 150 mil miembros que significan votos garantizados, pero además, agrega que todo el sector cristiano está cerrando filas a nivel nacional, a través del LNC, así que lo que más conviene para ALN es respetar los compromisos que ha asumido con ellos.

Considera que ella fue elegida para ser la candidata, porque la mayor parte de los pastores no quieren dejar su congregación, también por el hecho de ser mujer, para equilibrar la fórmula, además de sus cualidades intelectuales. Dávila también ha trabajado con todas las denominaciones cristianas, incluso con la Iglesia Católica en la lucha contra el aborto.