•  |
  •  |

Hace año y medio, Humberto Martín Castilla Toledo ni siquiera tenía cuenta en Facebook, ahora se ha entregado a esa ola social, no para hacer públicas sus mejores fotos y que todos miren su próspera vida, sino porque encontró en las redes sociales un instrumento de desahogo, de expresión “sin riesgos” y donde puede agrupar a quienes piensan y se sienten igual que él.

Castillo es el creador del grupo “Día Nacional de la Ira”, que será cuando el Consejo Supremo Electoral, CSE, de facto, acepte la inscripción de la candidatura presidencial de Daniel Ortega, siendo este un acto que violenta la Constitución Política, porque está específicamente prohibido en el artículo 147 de la misma.
En esta entrevista, este ciudadano “común y corriente”, estudiante de Derecho, relata que tomó conciencia de la realidad del país cuando observó las diligencias del órgano judicial, para proclamar inconstitucional la misma Constitución Política, por el interés personal y partidario del actual Presidente de Nicaragua de reelegirse.

¿Considera que las nuevas formas de comunicación, las redes sociales, cambian de alguna manera la percepción de la política?

Las redes sociales, que comenzaron como diversión, se han transformado en un arma tumba dictaduras, porque uno tiene un acceso masivo sin intermediario, el gobierno lo único que puede hacer es bloquearlo o cortar la Internet, pero no hay manera de que pueda reprimir esas expresiones, no podés poner vallas en Facebook, ni se puede mandar a sacar a los usuarios con la Policía, porque es la manera natural, masiva, sin interferencia oficial, arbitraria y se da la conexión en tiempo real. El gobierno no puede contrarrestar el poder de las redes sociales, primero caerán los gobiernos, pero no existe manera de cerrar la comunicación en Internet, sino es bloqueando todo.

¿Por qué manifestarse en las redes sociales y no en las calles como lo hacen algunos pocos?

A mí nunca me llamó la atención eso de meterme al Facebook, pero cuando yo sentí, hace año y medio --mucho antes de que pasara lo de Egipto--, yo vi que Internet era un lugar donde uno puede exteriorizar las opiniones sin mucho peligro de lo que está pasando y hacer críticas, porque el problema es que en las calles los espacios se cierran, precisamente a raíz del fraude. Cuando pasó lo del fraude no sólo nos roban el sagrado derecho de utilizar las urnas, sino que además, nos garrotean por ir a protestar por ese robo descarado; entonces, qué otro medio, qué otra manera había en ese momento de desahogarme. Si usted se fija en Túnez lo que la gente quería era desahogarse. Lo que hizo Facebook y las demás redes sociales Twitter y los celulares con los mensajes SMS fue canalizar para hacerlo todos simultáneamente. Entonces, los mismos objetivos nuestros son tomar conciencia, organizarnos y luego protestar por el cumplimiento de la Constitución Política. Todo esto empieza por esa necesidad imperiosa de desahogarse, porque me robaron, a mí me robaron mi voto”.

¿Cree que en Nicaragua puedan existir condiciones para que ocurra lo mismo que ha pasado en los países del norte de África?
Hay un gigante dormido. Si usted se da cuenta el gigante que duerme es la juventud; en Túnez, la juventud fue la primera que salió a las calles, la que hizo la convocatoria, porque tiene mucho que ver con el espíritu rebelde que es parte de la adolescencia, porque cuando uno tiene 15 ó 20 años es naturalmente rebelde. Entonces en Nicaragua, ese gigante está dormido. Estos muchachos de Rejudin (Resistencia Juvenil por la Dignidad Nacional), Resistencia Ciudadana, este muchacho Marvin Parrales, son jóvenes que han salido, que han hecho algo, que no están cruzados de brazos de manera conformista.
Sospechamos que el objetivo real de tales serenatas de ‘paz y amor’ es el de hacer las veces de canciones de cuna que mantengan adormecida la consciencia colectiva de la población nicaragüense de modo que no proteste la inconstitucional inscripción de Daniel Ortega.

¿Ortega le teme a los jóvenes?
A ese gigante que está dormido es al único que verdaderamente le tiene horror la tiranía en Nicaragua: una juventud que hasta ahora se ha mostrado apática --la prueba está en el repentino interés mostrado por don Daniel de convertirse en catedrático universitario recientemente--, lo cual evidentemente fue así porque quería congraciarse con “los muchachos”.

“La indiferencia de ese importantísimo sector es innegable, es generalizada y hasta ahora muchos habían contado con que era eterna. Sin embargo, al parecer las cosas han ido cambiando poco a poco, pues existe la percepción de que son los rejudines y otros grupos similares quienes podrían despertar ese gigante, sobre todo si hemos de considerar el intrínseco espíritu rebelde que caracteriza a la juventud. Es decir, Ortega es consciente de que tanto los rejudines como la juventud apática, por decirlo así, hablan el mismo idioma, y su mayor preocupación es que los unos se sientan identificados con los otros.

Estos jóvenes que se manifiestan contra la reelección son criticados porque no tienen poder de convocatoria. ¿Por qué cree que pasa esto si de verdad hay descontento con el gobierno?
Lo que pasa es que la estructura básica para hacer grandes convocatorias en un país la tienen los partidos políticos, por cuestiones de campaña, pero la verdad es que no se había hecho sentir esa manera tan osada de rebelársele al poder, pero al poder arbitrario, no es al poder constituido por la Constitución Política, sino el exceso de poder y por eso los muchachos tiran huevos, pero ahora se cuestiona eso porque el gobierno sacó a sus rezadores que están saliendo de nuevo a las calles, porque quieren demostrar que su mensaje es de paz y amor, pero ¿cuál paz y cuál amor? Si en el momento que Daniel Ortega no tenga una campaña vuelve a garrotear, vuelve a tirar pedradas.

¿Por qué cree que ese gigante de jóvenes está dormido?
En cualquier lugar del mundo la juventud impulsa los cambios que queremos ver en Nicaragua, el problema es que acá la juventud está un poquito desanimada, por no decir apática, porque está decepcionada de la dirigencia de la oposición, porque el gobierno ha hecho algo muy audaz y lo han logrado, que es dividir a la oposición. Por ejemplo, detrás del falso nacionalismo que Daniel Ortega estaba impulsando hace tres meses, ya nos dimos cuenta que nunca hubo tal problema con Costa Rica, pero en cambio hoy en la mañana apenas tres días mi nombre está saliendo en los diarios porque yo estoy organizando marchas virtuales, hoy en la madrugada salí a  hacer ejercicios con mi perro y había ahí una patrulla de Policía y como a las tres cuadras había un policía que pasó corriendo.

¿Se siente espiado?
Jamás he visto un policía que pase y menos con una chaqueta que decía atrás “Dirección de Operaciones Especiales”. ¿Entonces, será eso lo que apoyó el PLC con estas tres leyes militares? ¿Será que el general (Julio César) Avilés (Jefe del Ejército Nacional) pidió más poder para actuar en contra de la población, para espiar a la población? Yo creo que esa era la intención real. La gente decía que el servicio militar, yo no creo que haya servicio militar, lo que yo sí creo es que el Ejército para animarse a vigilar a la población opositora necesitaba realzar el espíritu de la seguridad del Estado, cosa que no está en la Constitución.

Pero volvemos a lo mismo, no tienen capacidad de convocatoria.
Pero estamos mejor de lo que estábamos hace tres meses cuando nadie hacía nada, o sea que no podemos esperar resultados de un día para otro, porque lo de Egipto tardó 30 años en desarrollarse y todo fue por el impulso de la muerte de un verdulero en Túnez, se rebalsó Túnez y la dictadura cayó, entonces para el poco tiempo que tienen estos jóvenes realmente han hecho bastante y lo más importante es que no van a quitar el pie del acelerador y esta gente va para adelante y la prueba es que antes de 2008 estaban como más esporádico, pero ahora están más unidos y que don Daniel Ortega mande a sus rezadores a las rotondas, es porque están sintiendo la presión y por eso no hay que quitar el pie del acelerador.

¿Cree que el gobierno realmente sienta temor de este reducido grupo de jóvenes que protesta contra la reelección?

Daniel Ortega tiene miedo, si no, no mandara a cerrar su perímetro en El Carmen, es más, para qué tener semejante perímetro, eso quiere decir que Daniel Ortega tiene miedo a esos jóvenes que andan tirando huevos, porque sabe que si la mayoría de los jóvenes se arrechan y salen a las calles tomando a los rejudines, a los “Pedro Joaquín Chamorro” como catalizadores, entonces saben muy bien que otros vienen detrás, por eso Daniel Ortega está asustado.


La hora de la “piel de cordero”

En la otra acera están los jóvenes orteguistas que desde hace una semana permanecen frente al Consejo Supremo Electoral y se declaran amantes de la paz, se declaran ajenos al proyecto familiar de la reelección pero en Facebook, los datos de algunos de ellos los desmienten.

  ¿Con qué idea cree que salen a las calles estos jóvenes que defienden la reelección del presidente Daniel Ortega?
Ahorita Ortega está en un concurso de belleza, como Miss Nicaragua, que dura varios meses, ese concurso termina el día de las elecciones, el 6 de noviembre. Entonces, si Daniel Ortega nos manda a garrotear como ya lo ha hecho, lógicamente va a perder votos de esos incautos que todavía creen en la paz y el amor de este gobierno. Pero preguntémosle a la muchacha Leonor Martínez, hay que preguntarle a ella si es cierto que hay paz y amor real, es que una cosa es lo que quieren hacer ver y otra cosa es lo que realmente son capaces de hacer. Esos jóvenes orteguistas son un maquillaje de este gobierno, durante este año, para verse más bonito.

¿Pero cree que esta manifestación sea espontánea?
Ellos tienen todo el derecho constitucional de protestar a favor o en contra de lo que ellos consideren, pero ¿qué tan genuina es? Porque usted ve a estos muchachos de Rejudin y ve un movimiento y sólo está viendo la punta del iceberg, pero estos otros muchachos que andan cantando canciones de amor, desde que usted les ve las camisetas a ellos, ve con cuánto dinero andan, o sea los materiales que andan, la comida que hay que darle a esta gente, eso cuesta dinero. Si es algo espontáneo yo vería que la juventud que no trabaja, por ejemplo un universitario, se le vería que está pasando hambre, pasando necesidades, pero yo los veo con muchos medios.

¿Qué opina sobre la oposición que lleva un candidato longevo como es Fabio Gadea Mantilla, cree que representa a la juventud?
Como grupo no podemos estar a favor o en contra de ningún candidato, porque puede deslegitimar nuestra verdadera lucha, lo que sí creemos es que la única lucha que se debe hacer ahorita es entre caer una dictadura ya formal, de hecho mejor dicho, o pedir por el respeto de la Constitución. No se trata ahorita de candidatos, lo de cuestionar a los candidatos va a servir cuando estemos en una democracia auténtica, pero primero tenemos que defender esa democracia.