•  |
  •  |

El presidente Daniel Ortega  no acudió a la reunión del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, realizada en Ciudad Guatemala, con la presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. El analista en relaciones internacionales, Félix Maradiaga, atribuye esta actitud “al reducido interés” que el mandatario le da a la integración regional.

Este marcado desinterés, según Maradiaga, está fundamentado en la unión al eje liderado por el presidente venezolano Hugo Chávez, “que hasta ahora radica en el enorme subsidio petrolero”.

Desde que entregó la presidencia pro-témpore del SICA, a mediados de 2009, cuando ocurrió el golpe de Estado en Honduras, que sacó del poder a Manuel Zelaya, Ortega no ha acudido a ninguna reunión de la instancia regional, pues condiciona su presencia al retorno “con garantías” de Zelaya a Honduras.

Nicaragua se aísla
“La comunidad internacional lee (la ausencia de Ortega) como la continuidad de un estilo de gobierno mediante el cual Nicaragua se aísla del sistema hemisférico y se une más a Chávez”, explica Maradiaga.

Nicaragua fue el único país que no envió representación a la reunión de ayer, a la que asistieron la mandataria costarricense Laura Chinchilla, el presidente hondureño Porfirio Lobo y el primer ministro de Belice, Dean Barrow. De Panamá y de República Dominicana acudieron los vicepresidentes, mientras que El Salvador envió al canciller.

Seguridad regional en agenda
El encuentro sirvió para que los gobernantes centroamericanos y Ban Ki-moon abordaran los temas de seguridad en el istmo, con el objetivo de buscar apoyo. El alto funcionario de la ONU destacó la labor de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), creada en 2006 por la Asamblea General de la ONU, y cuyo mandato fue prorrogado hasta 2013.

Los mandatarios presentes en la reunión también revisaron la estrategia regional anticrimen. Colom agradeció a Ban Ki-moon por “haber privilegiado a Guatemala y a la región centroamericana” al realizar esa visita, por el interés de colaborar en la lucha contra la violencia y la inseguridad en el istmo.