•   MANAGUA  |
  •  |
  •  |

Organizaciones de la Sociedad Civil, leyeron hoy una carta abierta dirigida a la Comunidad Internacional, donde le hace un llamado de atención para que se manifieste ante "las acciones arbitrarias ilegales e ilegítimas del gobierno de Nicaragua y sus aliados".

En el escrito, cuestionan que el gobierno de Daniel Ortega "ha corrompido todo el sistema político y los principales poderes del estado", por lo cual, "consideran que es muy difícil que puedan surgir del proceso electoral actual, un gobierno legal, legítimo, capaz de recomponer el fundamento de la autoridad y la credibilidad de las instituciones".

En ese sentido, insisten en que haya observación nacional e internacional, porque "si ello no ocurre, los nicaragüenses tendremos que legítimamente reivindicar la impugnación de los resultados y de los que pretendan ampararse con ellos", indica la misiva.

Advierten, que sin observación electoral, "una crisis mayor de graves consecuencias estará plantada, no como posibilidad, sino como situación real".

El escrito indica que se ha observado "un creciente retiro de la Comunidad Internacional, producto de la negativa del gobierno en asumir los compromisos adquiridos, así como negar  el apoyo a los organizaciones civiles nacionales que trabajan en la defensa de los derechos de los ciudadanos y la democracia..."

Con mucha preocupación las organizaciones de la Sociedad Civil señalan que los Organismos Financieros Internacionales "ignoran" los estándares de gobernabilidad y democracia, a los cuales está obligado el gobierno de Nicaragua, como parte de los convenios internacionales y la propia Constitución de la República.

“Aceptar gobiernos que desprecien el control y el balance de los poderes, que su propio poder no tenga límites, mientras que margina y castiga a la pluralidad de actores de la sociedad nacional, con ello se agrava la situación", indica el manifiesto, que pretende llamar la atención de la Comunidad Internacional, que hasta el momento ha estado pasiva ante la violaciones que ha cometido el actual gobierno de Ortega.