•  |
  •  |

El gobierno de Nicaragua se quedó sin argumentos y mandó al interlocutor equivocado a exponer cinismo durante el 141 período de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, opinaron ayer juristas, diplomáticos y representantes de la sociedad civil.

Para el ex embajador de Nicaragua en Costa Rica, Mauricio Díaz, fue “un acto de irresponsabilidad, cinismo y diarrea de palabras en medio de un estreñimiento de ideas” al tiempo que criticó como “cinismo”, la actuación de los voceros del Gobierno de Nicaragua al afirmar que todo está bien, cuando en el país, su discurso “fue hipócrita y dual, únicamente está liquidando la democracia”, enfatizó Díaz.

“Defender lo indefendible”
Respecto de lo declarado por el doctor Luis Alvarado en la CIDH, Díaz, cuestiona la irresponsabilidad de su parte; “no pueden defender lo indefendible, y decir que el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh critica al gobierno, es falso, lo que ocurrió es que no tuvieron argumentos porque ahora el estado es forajido”, manifestó.

Según Díaz, Nicaragua está mal parada; “¿Por qué el presidente no remite una invitación al CIDH para que vea cómo estamos? No lo hace porque sabe que estamos mal, él no quiere imponer paz, al contrario, quiere imponer un modelo de partido, donde ellos son todo al recordar que en 1939, Somoza García impuso las tres p; plata para los amigos, palo a los indiferentes y plomo a los enemigos”.

Pueblo provocado
Por otra parte, Róger Arteaga, ex Presidente de Amcham asegura que el discurso emitido por Rosales tendrá repercusiones en la ayuda internacional, pues todos saben lo que pasa en Nicaragua. “No pueden tapar el sol con un dedo”, resaltó.

Además, afirmó que el pueblo está siendo provocado con todas las mentiras que pretenden ofrecer a los organismos internacionales y, “en cualquier momento ese pueblo puede estallar”.

Mal representados
Para el experto en derecho constitucional y ex presidente de la Asamblea Nacional, Cairo Manuel López, “hubiese sido más sano que el gobierno no hubiera enviado a esta reunión a un funcionario del poder Judicial, sino a otro del Ejecutivo”.

Su observación se deriva del hecho que “la Corte Suprema de Justicia y muchos de sus magistrados no solamente ejercen como tales, sino como miembros de partidos políticos”, al referirse a la presencia del doctor Francisco Rosales en la CIDH.

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Vilma Núñez, aseguró que quedó en evidencia la falta de argumentos sólidos y tolerancia de la delegación del gobierno.

Marcos Carmona, Director Ejecutivo de la CPDH, hizo ver que hay funcionarios del gobierno y de otros poderes del Estado que andan intentando defender lo indefendible.

*Estudiante de Comunicación Social, UCA