•  |
  •  |

Masaya se convirtió ayer en el escenario de una tercia política que parece marcar la tónica política de los próximos meses. Por un lado, jóvenes y adultos de la sociedad civil se plantaban para demandar “elecciones libres y transparentes y el respeto al artículo 147 de la Constitución Política de Nicaragua”, por el otro, simpatizantes del gobierno pedían elecciones “administradas por la población”, sin injerencismo, al tiempo que ratificaban la elección de Daniel Ortega.


En el plantón del Movimiento por Nicaragua, MpN, su coordinador Yubrank Suazo afirmó que en Nicaragua no se quiere la reelección, y “hay que exigirles a los magistrados de facto que den un resultado positivo referente a las impugnaciones que han realizado los partidos de oposición. Aquí se está jugando la democracia, el Estado de Derecho y la paz en nuestro país”.

Sale otro dueño de las calles
En cambio, Tania Mercado, coordinadora adjunta de Juventud Sandinista, demandó que no haya injerencismo por parte del gobierno norteamericano, así como lo está haciendo en Libia, porque lo que buscan es crear inestabilidad en Nicaragua.


El diputado del FSLN Nasser Silwany expresó que estas marchas serán continuas “porque las calles son del pueblo”.


Sin embargo, los organizadores del Movimiento por Nicaragua, MpN, dijeron lo contrario, porque la macha del FSLN tenía la intención de reprimir al pueblo.


Arsenio Vivas, miembro del sindicato de profesores independientes, declaró que no están de acuerdo con la reelección de Daniel Ortega y mucho menos con el militarismo que quiere imponer. “Los maestros independientes pensamos así, no como nuestros compañeros de Anden, nosotros no tenemos miedo porque luchamos por instaurar una nueva democracia en Nicaragua”. Al plantón asistieron miembros del Movimiento Renovador Sandinista, MRS, y de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, en horas tempranas.

*Estudiante de Comunicación Social, UCA