•  |
  •  |

El amor, la paz y la reconciliación son conceptos que no parecen calar en las mentes de los jóvenes orteguistas que “protegen” la sede del Consejo Supremo Electoral, CSE, ubicado contiguo a Metrocentro.  Un mensaje bastó para que en cuestión de minutos, unos 100 amorosos y solidarios muchachos y muchachas fuesen llevados a “reforzar la protección”, luego de enterarse de que cuatro miembros del organismo Resistencia Juvenil por la Dignidad Nacional, Rejudin, decidieran llegar a protestar frente al edificio del Poder Electoral.

Ante la “amenaza” de los cuatro miembros de Rejudín, dos camionetas con agentes antimotines también llegaron al CSE. De forma intimidante y como primera línea de protección, los jóvenes orteguistas formaron una extensa cadena para luego abalanzarse lentamente hacia los muchachos de la organización juvenil que desde hace varias semanas protesta contra la reelección inconstitucional del presidente Daniel Ortega.

¿Concentrados?
Se desconoce de dónde salieron tantos jóvenes orteguistas, pero varios de ellos --sobre todo muchachas-- llevaban aún el uniforme escolar, aunque ni siquiera eran las 12 del mediodía, hora de salida de los estudiantes del turno matutino.

Ante la presencia de los medios, los jóvenes afines al gobierno también intentaron intimidar a los periodistas de los medios de prensa independientes, ante la mirada indiferente de los policías que custodian la sede del CSE.  

Al parecer, los agentes del orden no tenían la intención de intervenir en caso de alguna trifulca, pues los miembros de la Brigada Especial Antimotines se quedaron en el parqueo interior de la sede electoral, mientras los policías de línea se quedaron afuera, pero lejos de la cadena de jóvenes orteguistas como simples espectadores de lo que ocurría en plena calle.

Ante la amenaza y la desventaja numérica, y después de intercambiar palabras con los orteguistas, los jóvenes de Rejudin optaron por retirarse del lugar.

Flores de sacuanjoche a soldados del EN
Mientras, en horas de la mañana, con las manos levantadas hacia el cielo y dejando un rastro oloroso a flor de sacuanjoche, un grupo de al menos diez jóvenes fueron expulsados de la calle que está ubicada frente a la Comandancia del Ejército, por una cuadrilla de soldados que los doblaban en cantidad.

Estos jóvenes intentaron protestar frente a la Comandancia del Ejército, ubicada en el costado Este del Hotel Crowne Plaza, en repudio a la candidatura a vicepresidente del ex jefe del Ejército, general en retiro Moisés Omar Halleslevens Acevedo, y también exigiendo respeto a la Constitución Política, ante la ilegal aspiración presidencial de Daniel Ortega Saavedra.

¿Militares tienen calle privada?
Sin embargo, se encontraron conque la calle ubicada frente al comando es “privada”, según explicaron los soldados, y no se puede realizar allí ningún tipo de manifestación ciudadana.

Aun así, los jóvenes tuvieron tiempo de leer un pronunciamiento donde hacen un llamado a las Fuerzas Armadas del Estado nicaragüense, a cumplir con la Constitución Política y demás leyes del país.

En el documento también recuerdan que la naturaleza del Ejército “viene de un proceso de lucha por la defensa de los derechos humanos, civiles y políticos de la ciudadanía nicaragüense”.

Los jóvenes llevaron racimos de flores amarillas de sacuanjoches, que intentaron entregar a los soldados como símbolo de nacionalismo, sin embargo, las guirnaldas también fueron retiradas de la calle por los obedientes soldados.

Disputa por la “plaza del fraude”
Además, miembros de diversas organizaciones juveniles y ciudadanas se reunieron también en el “Monumento a Alexis Argüello”, para invitar a la marcha contra la reelección, que se realizará el próximo 2 de abril, y demandar el respeto a la Constitución Política.