•  |
  •  |

La presidenta de facto de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, magistrada Alba Luz Ramos, presentó junto a la Comisión Laboral de este Poder del Estado la iniciativa de de Código Procesal Laboral, el cual, según ella, busca instaurar la oralidad y el principio de concentración en los juicios laborales, además de la inmediación, que significa la presencia del juez durante todo el proceso.

El resultado esperado, dijo Ramos, es la reducción del tiempo que tarda un juicio laboral, pues con este nuevo mecanismo su duración podría ser de cuatro o de seis meses, en vez de los cuatro a cinco años que dura actualmente, con lo cual se beneficiaría tanto a empleadores como a trabajadores.

La funcionaria señaló que los juicios orales son la nueva tendencia, y que se ha demostrado su eficacia con la implementación del Código Procesal Penal, CPP, que ha reducido considerablemente los tiempos de los juicios.

La iniciativa establece, además, que las demandas laborales sean llevadas por un juez especializado y se sustituya a los jueces de Distrito Civil que hasta la fecha aplican la justicia laboral con una gran diversidad de criterios. Ramos recordó que en el país existe un único Juzgado Laboral y está ubicado en Managua.


También hay conciliación
El magistrado miembro de la Comisión Laboral de la CSJ, Francisco Rosales, agregó por su parte que la iniciativa incluye la conciliación y la mediación, que acercaría a las partes, siempre con el propósito de evitar un juicio largo y costoso.

“(La conciliación y la mediación) existe tanto en la parte administrativa laboral como en lo judicial, lo cual quiere decir que se presenta la demanda oralmente y se procede de inmediato a celebrar un trámite conciliatorio, para evitar que una vez que la parte conteste la demanda ya no pueda conciliar”, explicó.
Respecto a que si este Código será retroactivo, Rosales dijo que habrá que esperar a ver qué pasa en el proceso de formación de la ley, pero señaló que en la propuesta se crea un Tribunal Nacional Laboral que da un plazo de 60 días a las salas Civiles y Laborales a nivel nacional, para que terminen de resolver los casos pendientes.

A propósito de ello, el magistrado destacó que las normas procesales son de aplicación inmediata a su aprobación. Sin embargo, señaló que en materia procesal existe el principio de que lo que se comenzó a conocer por una determinada legislación, se termina con esa misma, como se estableció cuando se aprobó el Código Procesal Penal.