•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre el oleaje de intrigas en el que, cada cuatro años, se mueve hacia delante toda Copa del Mundo, salta rápidamente a la vista ¿Quién será el astro más fulgurante? Las imágenes cargadas de recuerdos imborrables de Pelé, Maradona y Cruyff vienen hacia nosotros en forma vertiginosa, encabezando una larga lista de fabrica-impactos.

 Argentina desea concentrarse en el Mundial

Aunque Lionel Messi, en forma reciamente discutida, fue el ganador del Balón de Oro en la Copa del 2014, sus cuatro goles en la fase de grupos consiguiendo la proyección de Argentina, y su incidencia sin marcar en atravesar con vida los octavos, cuartos y semifinales, hicieron posible el avance del equipo argentino a la final que perdió con Alemania 1-0, víctima del gol de Mario Götze en tiempo extra.

Lionel Messi tiene el reto de repetir en la final e intentar coronarse

Pese a esa consideración utilizada por el Comité Técnico de la FIFA frente a los reclamos hechos a favor del holandés Arjen Robben y el colombiano James Rodríguez, Messi no se mostró satisfecho con el reconocimiento.

Villa fue asaltado

En el Mundial anterior, realizado en África del Sur 2010, la escogencia del uruguayo Diego Forlan por encima del siempre decisivo atacante español David Villa, provocó encendidas polémicas, igual que en 1998, cuando el brasileño Ronaldo fue colocado delante de Zinedine Zidane, gran factor para la coronación de Francia doblegando a Brasil 3-0. La inconformidad continuó en el 2002, cuando la distinción se le concedió al arquero alemán Oliver Khan, obviando a Ronaldo, de tanto brillo con el campeón Brasil.

 Ticos a dura prueba

¿Qué tanto depende ese reconocimiento de los goles marcados? Obviamente tiene significado, pero hasta hoy, no ha sido determinante. En 1958, aunque no se había institucionalizado el Balón de Oro, el récord imposible de 13 goles en una Copa establecido por el francés Just Fontaine, no consiguió más notoriedad y admiración que el rendimiento de los brasileños Pelé y Didí, como tampoco en México 1970, los 10 goles del alemán Gerd Muller, opacaron la gran actuación de Pelé. 

Aún sin goles

¿Es posible ser Más Valioso sin marcar goles, o siendo arquero, o entregado a una labor esencialmente defensiva? Sí es posible. En el Mundial de Suráfrica, Messi sin goles, fue considerado por el periodismo como la figura cumbre de la fase de grupos, en tanto el arquero ruso Lev Yashin fue el mejor jugador en la primera Eurocopa, igual que Oliver Kahn en la Copa del 2002, y el defensor italiano Fabio Cannavaro le peleó la distinción a Zidane en el 2006.

Antoine Griezmann se perfila como el jugador a seguir por Francia

Usualmente, las miradas siguen las huellas de los jugadores más productivos sacudiendo redes, pero la valoración es más amplia. Pocas veces el líder goleador supera al más incidente, a menos que logre reunir las dos consideraciones, como Maradona en 1986, aunque superado por el inglés Lineker en goles por 6-5.

Ganar la Eurocopa tiene más nivel que ser finalista en Copa América. Eso podría hacer pensar que Cristiano con Portugal, estará en un equipo con mejores posibilidades de proyectarse que Messi con Argentina, sin embargo, España es un reto mayor para CR7, que Croacia para Lionel. Eso sí, de acuerdo a los cálculos previos, los dos equipos avanzarán a octavos, aunque para los gauchos, ojo con Nigeria. Se lo encontrarán por tercer Mundial consecutivo, siempre difícil: 1-0 y 3-2.

La hora de Neymar

En un torneo menor, los Juegos Olímpicos, vi a Neymar en Río 2016 ser el factor de combustión de un Brasil que por fin consiguió el título que le había sido prohibido. Lesionado en el 2014, no estuvo en el derrumbe estrepitoso frente al equipo de Alemania perdiendo 1-7, ni contra Holanda 0-3 en el juego por el tercer lugar.

Neymar Jr. Encabeza a la joven y peligrosa selección carioca.

¿Qué tan diferentes hubieran sido esos resultados con Neymar en acción? Nadie lo sabe. Hoy, Neymar plenamente restablecido como lo demostró contra Croacia hace unos días, llega crecido a este Mundial, como parte de un ataque muy ágil y dañino. Su posibilidad de deslumbrar es mayúscula.

Harry Kane, quien casi le quita la Bota de Oro de Europa a Messi, va a depender del rendimiento de Inglaterra. Su voracidad, presencia y olfato no admiten discusión, pero necesitará del acompañamiento adecuado.

 Panamá cierra preparación con revés ante Noruega

Ojo, mucho ojo con el belga Eden Hazard, brillante jugador del Chelsea. Se va a encontrar con Kane cuando Inglaterra y Bélgica se encuentren en el Grupo G completado por Túnez y Panamá. Largamente promocionado como un extraordinario jugador, Hazard necesita dejar constancia que sí lo es, y ningún escenario mejor que el de una Copa del Mundo. 

Más fieras en el tapete

Francia, uno de los cuatro grandes, junta a dos fieras: Antoine Griezmann del Atlético de Madrid y Kylian Mbapeé del Saint German. Cada uno dispone de la capacidad de agresión y frecuencia de disparo para impresionar mientras Francia se abre paso en el Grupo de Australia, Perú y Dinamarca. Agreguen a Mohammed Salah, limitado por jugar para Egipto, capaz de sorprender en el Grupo de Rusia, Arabia y Uruguay, pero más candidato al descarte. Para lograr impactar se necesita salir de la fase de grupos y proyectarse. Salah lo sabe. 

Hay más aspirantes sobre el tapete de las posibilidades: el fogoso uruguayo Luis Suárez del Barcelona, un goleador de raza; Luka Modric, el centrocampista croata del Real Madrid, para muchos el mejor del planeta en ese sector; James Rodríguez, el cerebro y radar de Colombia, quien recibió un curso de mejoramiento en el Bayern alemán; el danés Ericksen, goleador del Tottenham inglés, en plena evolución.

Isco el volante ofensivo español, quien cuenta con la confianza absoluta del entrenador Lopetegui; el senegalés Mané del Liverpool, el inglés Sterling, los alemanes Toni Kross  del Real Madrid y Julian Draxler del Saint German y Paolo Guerrero de Perú, entran en las grandes valoraciones Pre-Copa, agigantando la intriga ¿Quién será el astro más fulgurante?