•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cargada de ilusiones y luego de 16 días de concentración en Milán, la selección de Colombia arribó este martes a Kazán (este de Moscú) para encarar la aventura de Rusia-2018, la sexta Copa del Mundo a la que acuden los cafeteros.

Encabezados por el capitán Radamel Falcao García y James Rodríguez, máximo goleador del Mundial Brasil-2014, el avión del combinado colombiano procedente de Italia aterrizó en el aeropuerto internacional de la capital de Tartaristán.

Muy sonrientes y vestidos de traje formal, los 23 futbolistas y el cuerpo técnico liderado por el argentino José Pekerman descendieron del avión y abordaron el autobús oficial que lucía en los ventanales la frase: “Aquí van 1 sueño, 3 colores y 50 millones de corazones”.

Primer objetivo: Japón 

Colombia se instaló en Milanello, la sede deportiva del AC Milán, el 27 de mayo y hasta el pasado lunes trabajó con total privacidad de cara a su primer objetivo en Rusia: Japón.

Los ‘Samuráis Azules’ fueron dominados por los de Pekerman hace cuatro años en Brasil, cuando cayeron por 4-1 con una destacada actuación de James, que entró para la segunda mitad del partido que se disputó en Cuiabá por la tercera fecha del Grupo C.

“Tenemos que trabajar más para ganarle a Japón”, el próximo martes en Saransk en la apertura del Grupo H, advirtió el DT argentino luego del empate sin goles ante Egipto el 1 de este mes en Bérgamo (Italia).

“Debemos llegar bien a ese partido, enfrentamos a un equipo muy capaz. Sabemos la calidad de jugadores de Japón, no nos dejamos llevar por resultados amistosos. Japón fue el primer clasificado al Mundial, tuvo una superioridad en Asia muy fuerte y tiene jugadores de mucha trayectoria y mucha capacidad”, remarcó Pekerman.

En su periplo en Milán, Colombia sufrió la baja por lesión del lateral izquierdo Frank Fabra, que se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda durante una práctica el pasado sábado.

El defensor de Boca Juniors, de 27 años, titular en el seleccionado, fue sustituido por Farid Díaz, de 34 años, al servicio del Olimpia de Paraguay. Tras el choque con los nipones, Colombia se verá las caras con Polonia, el día 24 en Kazán, y cerrará ante Senegal la primera fase el 28, en Samara.