•   Uruguay  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Uruguay como inusual favorito y Egipto que busca despegar de la mano de Salah animan el Grupo A de la Copa del Mundo Rusia-2018, junto a un dueño de casa diezmado por lesiones y una Arabia Saudí que sin presiones celebra competir en un Mundial.

1. Incómodo Favorito

Uruguay irrumpe en Rusia con un equipo estelar, con Luis Suárez y Edinson Cavani a máximo nivel, pero su historia forjada a fuerza de sacrificios le impide sentirse cómodo con el traje de favorito del grupo.

¿Cómo el protagonista del Maracanazo va a ser el favorito? Se cuestionan los uruguayos que recuerdan el triunfo inesperado ante Brasil en la final de la Copa del Mundo de 1950 como el hito más grande de su historia.

“La mística nuestra siempre es ser humilde e ir partido a partido”, dijo el mediocampista Giorgian De Arrascaeta, uno de los integrantes de un renovado mediocampo que apunta a revolucionar el férreo esquema defensivo que es marca registrada del equipo charrúa.

En los papeles, Uruguay es favorito y lo sabe. Los referentes del plantel admiten que se atreven a soñar con llegar alto en el Mundial repitiendo o mejorando el cuarto puesto que consiguieron siete jugadores presentes en Sudáfrica-2010.

2. Salah y diez más

Egipto copó portadas en la previa al Mundial y Mohamed Salah es el responsable. La estrella del Liverpool mantiene en vilo a su país, desde que en la final de la Champions League ante el Real Madrid sufrió una lesión en su hombro lo cual  complica su participación en Rusia.

A tres días del partido ante Uruguay, Salah entrena aparte del equipo y su pueblo mantiene la respiración, al igual que el entrenador argentino Héctor Cúper, que apoyado en los goles de su estrella devolvió al país a una Copa del Mundo tras 28 años de ausencia.

Los ‘faraones’, que transitan los últimos días del ayuno por el ramadán, decepcionaron en las últimas semanas sumando derrotas, incluido un 3-0 en contra ante Bélgica. Pero la hora de la verdad llegará el viernes ante Uruguay.

3. De capa caída

Rusia transita la antesala de ‘su’ Mundial con más penas que gloria. Magros resultados en los amistosos de preparación y una catarata de lesiones, incluida la de su máxima figura en ataque Alexander Kokorin, dejaron desnudos a los dirigidos por Stanislav Cherchesov.

Con el equipo a media máquina, la afición local transita entre la apatía y la responsabilidad de apoyar a sus jugadores. El primer gran reto del equipo local será salir ileso del debut ante Arabia Saudí mañana en Moscú, choque que abrirá el Mundial.

4. Sin complejos

Con el argentino Juan Antonio Pizzi llevando las riendas del equipo, Arabia Saudí llega decidida a demostrar que con preparación adecuada y mentalidad ganadora cualquier equipo puede competir de igual a igual en las grandes ligas.

Pizzi se sacudió rápido el fracaso que protagonizó en Chile, dejando fuera del Mundial al bicampeón de América, y está convencido que sus jugadores pueden dar la nota.

“Todos los partidos de un Mundial serán difíciles, pero sí es cierto que ninguno de estos rivales (del Grupo A) está entre los que todo el mundo señala como favoritos. Uruguay está cerca, pero no con ellos”, dijo Pizzi en una entrevista reciente con Marca.

El grupo rodará a partir del jueves con el duelo inaugural de la Copa entre Rusia-Arabia Saudí y seguirá el viernes con el encuentro entre Uruguay y Egipto en Ekaterimburgo.