•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la camiseta de favorito y su dupla de ataque Suárez-Cavani afilada arranca hoy el Mundial-2018 para Uruguay, enfrentando a un Egipto que está ‘casi’ seguro de contar con su gran estrella, Mohamed Salah. 

Uruguay dejó en la mañana del jueves su remanso de paz en Nizhni Nóvgorod -donde levantó su campamento base- para instalarse en Ekaterimburgo. Allí comenzará a medir sus posibilidades en una Copa en la que se permite soñar.

El partido “más importante”

Ante Egipto el equipo charrúa tiene el desafío de quebrar su historia y empezar con el pie derecho su camino mundialista. En Brasil una sorpresiva derrota inicial ante Costa Rica puso a prueba al equipo, un plato que no quieren repetir en Rusia.

El debut es el partido “más importante porque depende cómo comiences para saber cómo encarar lo que viene”, en el Grupo A que completan Arabia Saudí y Rusia, advirtió José María Giménez, pilar junto a Diego Godín de la defensa de Uruguay.

Un triunfo en el arranque afirmaría las sensaciones de un equipo sudamericano que sin ser uno de los grandes candidatos al título admite que tiene armas para soñar en una Copa del Mundo que emule o supere su andar en Sudáfrica-2010, donde alcanzó el cuarto puesto, también con Tabárez como director técnico.

El ‘Maestro’ aseguró este jueves que Egipto es “el mejor equipo de África” y tiene en Salah a un jugador de clase mundial. “Nosotros modestamente vamos a tratar de controlar todas sus virtudes e imponer algunas de las nuestras”, agregó el timonel.

Mezcla de experiencia y juventud

La selección uruguaya tiene en el banco al entrenador más longevo del torneo con 71 años, hombres experimentados en ataque y defensa y un mediocampo que respira juventud.

Tabárez abrió las puertas a la renovación y jugadores como Matías Vecino, Rodrigo Betancur y Giorgian De Arrascaeta, más propensos al toque y la creación que sus antecesores, sumando más juego corto y posibilidades de pases en profundidad para la dupla de ataque.

Todo eso sin perder el equilibrio y la mística de equipo de sacrificio que marcan su historia.