•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El videoarbitraje (VAR) debutó en la historia de los Mundiales y le regaló a Antoine Griezmann poder escribir su nombre en los libros del fútbol, pero el astro de los 'Bleus' estuvo lejos de una buena actuación en el primer partido de Francia en Rusia-2018.

Una pelota en profundidad de Paul Pogba, autor del gol de la victoria 2-1 ante Australia este sábado por el Grupo C en Kazán, puso en carrera al rubio delantero del Atlético de Madrid sobre los 56 minutos.

 Lea: Cristiano frena la remontada de España

Griezmann ganó en velocidad y cuando pisaba el área grande cayó ante la marca deslizante de Joshua Ridson.

Australia logró empatar el juego por la vía del penalti. Foto: EFE/END

Francia protestó con vehemencia la acción de juego y un minuto después el árbitro uruguayo Andrés Cunha paró las acciones dibujando con sus manos un rectángulo: el VAR entraba en la historia de los Mundiales.

Cunha revisó la pantalla ubicada entre los dos bancos técnicos y ahí no tuvo dudas: penal sobre Griezmann al ser tocado ligeramente por Ridson.

- Sirve para estos casos -

"Pienso que fue penal. Me toca el pie izquierdo. No ha sido una simulación. Sirve que exista el video para estos casos", dijo el crack del Atlético de Madrid al término del encuentro al ser consultado por la cadena beIN.

 De interés: Irán gana en el descuento 1-0 a Marruecos

El 'Principito' tomó el cobro y a los 58 minutos marcó el 1-0, su primero con 27 años en una Copa del Mundo.

Sin embargo, esa anotación, y a pesar de haber sido elegido por la FIFA como el jugador más valioso del partido, no lo salva de un desempeño discreto, distante del rendimiento que exhibe en la Liga española con el colchonero.

Setenta minutos fueron el testimonio de su presencia en el Kazan Arena, con apenas una situación seria de gol en la primera parte cuando remató fuera del área pero fácil para el portero de los 'aussies', Mathew Ryan.

Paul Pogba anotó el gol del triunfo para Francia. Foto: EFE/END

El mejor jugador y máximo artillero de la Eurocopa-2016, que celebró Francia y se le escapó con destino al Portugal de Cristiano Ronaldo, quedó debiendo, y así lo entendieron los aficionados franceses, que con tibios aplausos lo despidieron cuando fue sustituido por Olivier Giroud.

"No hicimos un gran partido, ni el equipo ni yo mismo. Pero es muy importante arrancar por una victoria. Sé que podemos mejorar, y yo que lo puedo hacer mucho mejor. Hay que estar tranquilo. Los tres que ingresaron al campo lo han hecho muy bien. Tenemos que conservar esta mentalidad", añadió.

 Además: Uruguay firma agónico triunfo 1-0 ante Egipto en su debut en el Mundial

'Grizou' es el eje del tridente ofensivo de los 'Bleus', que terminan de conformar Kylian Mbappé y Ousmane Dembélé, pero sus otros dos compañeros de trío estuvieron más activos en ataque y participativos.

"Sé que puedo mejorar, pero estoy tranquilo, se que se va a levantar el nivel", concluyó el Balón de Bronce en 2016.

Griezmann tendrá otra oportunidad de parecerse al del Atlético cuando Francia se encuentre con Perú en Ekaterimburgo, el próximo jueves por la segunda fecha de la llave.

Es ahora o nunca, y Francia necesita de su goleador.