•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

José María Giménez dio un salto a la gloria y de cabeza le dio a Uruguay los primeros tres puntos en el Mundial, en un debut en Ekaterimburgo que se completó sin que sus estrellas de ataque Luis Suárez y Edinson Cavani pudieran brillar.

‘Josema’, un aguerrido y corpulento defensa hizo honor a la estirpe charrúa, peleó hasta el último minuto y con un excelso cabezazo quebró el cerrojo defensivo de Egipto que impuso el argentino Héctor Cúper para frenar a Uruguay.

“Creo que fue con el alma”, el gol en el minuto final, dijo Giménez en la zona mixta al finalizar el partido.

El defensa formado a imagen y semejanza de Diego Godín, capitán uruguayo y su compañero inseparable en el Atlético de Madrid, celebró que todo un país fue con él por esa pelota retándole mérito a su acción.

El triunfo “nos viene de novela”, para respirar tranquilos en el Grupo A, que arrancó el jueves con goleada 5-0 de Rusia ante Arabia Saudí, y romper una larga racha de la Celeste sin triunfos en debut en mundiales.

Con su gol, ‘Josema’ se estrenó como goleador en un Mundial al convertir su sexta anotación en la selección mayor.

Asimismo, confirmó que con su fortaleza física y su temperamento vivaz es una de las piezas claves de su selección.

Goleadores sin suerte 

La tarde en Ekaterimburgo no fue fácil para los goleadores. Salah tuvo un amargo cumpleaños viendo el partido desde el banco de suplentes, por lesión de su hombro, y Suárez y Cavani acumularon frustraciones.

El ‘Pistolero’ llegó a este Mundial decidido a recuperar el tiempo perdido y vengar la desilusión que sufrió al ser expulsado de Brasil-2014 por morder en la primera fase al italiano Giorgio Chiellini.

Pero ante Egipto tuvo un rival. El arquero de los ‘faraones’ Mohamed Elshenawy le paró dos balones en la boca del arco frustrando su regreso a una Copa del Mundo. Pese a su sequía, Suárez celebró en su cuenta de Twitter el triunfo. 

“El trabajo de todo el equipo hasta el final tuvo la recompensa de un partido muy DIFÍCIL!”, señala el mensaje junto a una foto con el goleador del partido y la advertencia de que seguirá trabajando para romper redes en Rusia.

A su lado, Cavani se recuperó de un gris inicio del partido y en la segunda mitad dibujó pinceladas del talento que lo llevaron a ser el máximo anotador de la Liga de Francia este año con el París Saint Germain.

Un tiro estrellado contra el palo marcó el punto más alto de la noche del ‘Matador’. Ambos goleadores, nacidos hace 31 años en Salto (norte), tendrán su revancha en cinco días cuando Uruguay enfrente a Arabia Saudí, que en el arranque del Grupo A sufrió una goleada a manos del dueño de casa, Rusia.