•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de 36 años sin saborear la Copa del Mundo, Perú regresa con un plato que se le puede indigestar, Dinamarca, un duelo entre dos equipos que comparten racha de 15 partidos invictos, clave en un grupo C en el que aguarda Francia.

Perú y Dinamarca nunca se han enfrentado en partido oficial. Hace una semana, ambos buscaron cuadros similares para tomar la medida. Los europeos batieron por 2-0 a México y los Incas igualaron sin goles ante Suecia.

Guerrero y Eriksen 

Además de las rachas, Perú y Dinamarca comparten que tienen un jugador bandera, los antagónicos Paolo Guerrero y Christian Eriksen. Expresivo como pocos, el “Depredador” es el alma de los Incas. Tras su ‘viacrucis’ en los meses previos al Mundial, debido a su control de dopaje positivo, llega con más hambre que nunca.

En el lado nórdico reina el discreto Eriksen, talentoso cerebro del Tottenham, que a sus 26 años está considerado uno de los mejores del mundo en su puesto y al que incluso se le ha vinculado con los grandes del fútbol español, Real Madrid y Barcelona.

El seleccionador Age Hareide ha tratado esta semana de explicar que su equipo no es ‘Eriksen-dependiente’ y este viernes demostró que se ha estudiado muy bien al rival.

En ese aspecto, Hareide destacó a Jefferson Farfán, “un jugador muy importante en los contragolpes”. Según las últimas pruebas de Gareca, el jugador del Lokomotiv de Moscú podría ser la única punta, en detrimento de Guerrero, para buscar así más velocidad a la contra.

Una de las principales tareas del equipo que dirige el argentino Ricardo Gareca será contener a Eriksen, autor de 12 goles en sus 13 últimos partidos internacionales, incluido un triplete contra Irlanda para clasificar a Dinamarca al Mundial en el repechaje europeo.

Pero Dinamarca no solo es Eriksen. El cuadro danés cuenta con jugadores con experiencia en el campeonato español; como Pione Sisto, Michael y Simon Kjaer, un campeón de la Premier League; el portero Kasper Schmeichel (con el Leicester en 2016) o el talento de 20 años Kasper Dolberg.

Unos 40,000 aficionados peruanos se han desplazado a Rusia para alentar a su selección, algo que los jugadores sienten y valoran. Gareca agradeció ese apoyo pero admitió que “el partido se resuelve en el interior del terreno de juego; la energía es positiva pero futbolísticamente no decide nada”.