•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Mohammed Salah regresó y marcó tres semanas después, pero el Mundial-2018 se le hizo corto al goleador de Egipto, que perdió este martes 3-1 frente a la anfitriona Rusia, que metió un pie y medio en los octavos de final del torneo.

Líderes del Grupo A con seis puntos y balance de ocho goles a favor por solo uno en contra, los dirigidos por Stanislav Cherchesov arrollaron en San Petersburgo a un Egipto victimizado por un autogol de Ahmed Fathi a los 47 minutos y tantos de Denis Cheryshev y Artem Dzyuba a los 59 y 62, respectivamente.

Mohammed Salah se lamenta la derrota de su selección ante Rusia. Foto: AFP/END

Lesionado en el hombro desde la final de la Liga de Campeones el 26 de mayo, Salah reapareció y descontó de penal a los 73, pero la gloria fue para Cheryshev, quien con tres goles alcanzó a Cristiano Ronaldo en la tabla de máximos cañoneros del torneo, y Rusia, a las puertas de clasificar por primera vez a la segunda fase de un Mundial desde que se desintegró la Unión Soviética en 1991.

 Lea: Senegal desarma a Polonia y logra el primer triunfo africano en el Mundial-2018

Con el viento a favor de su hinchada tras golear 5-0 a Arabia Saudita en el partido inaugural, Rusia presionó arriba desde el arranque, generando no pocos cortocircuitos en la fase de creación de Egipto, que a los cinco minutos ya había salido indemne de dos aproximaciones locales: un cabezazo centrado de Serguei Ignasevich a balón parado, y un derechazo en carrera de Alexander Golovin, fuera por poco.

Los 'faraones' progresivamente se desperezaron, buscando generalmente el desmarque de Salah o la conducción de Mahmoud Hassan 'Trézéguet', el primero en apuntar al arco de Igor Akinfeev con una rosca buscando el poste más lejano.

Vulnerable atrás, Rusia se estiró por banda izquierda con el toque veterano de Yuri Zhirkov y las galopadas de Cheryshev, desacomplejado en un zapatazo desde la frontal que sobrevoló el travesaño.

Rusia es líder del Grupo A con seis puntos y balance de ocho goles a favor por solo uno en contra. Foto: AFP/END

- Motivados -

Motivados unos por su condición de anfitriones, los otros por la necesidad de estrenar su casillero de puntos, el partido se reveló de lo más dinámico, con ágiles transiciones de ida y vuelta y un mandato subrayado en rojo: evitar perdidas en el mediocampo, zona minada tanto por el técnico argentino Héctor Cúper como Cherchesov.

 De interés: Colombia, con diez desde el inicio, cae 2-1 ante Japón en debut en Mundial

Con más ruido que atajadas de mérito llegó el descanso, aunque no faltó la primera pincelada mundialista de Salah, instintivo en ajustada media vuelta tras pivotar de espaldas al arco.

Muchos espectadores aún no habían regresado a sus asientos cuando Rusia abrió el partido de par en par con el 1-0, anotado en contra por Fathi en su torpe intento por despejar un remate diagonal de Roman Zobnin.

El mazazo dejó contra las cuerdas al equipo de Cúper, sin poder de reacción una vez gastada la carta de Salah; y no tardó en llegar el segundo por vía de Cheryshev, puntual rematador en el área de un cruce de Mario Fernandes.

Superado en el juego y el marcador, Egipto acabó revelando también un mentón de cristal ante el creciente golpeo de Rusia, que envió definitivamente a la lona a los 'faraones' con el tercero de Dzyuba, imperial en el control de pecho en el área y remate a la red.

Intentó anotar el del honor Trézéguet mediado el segundo periodo, pero su golpeo con el interior de la diestra no agarró comba suficiente como para sorprender al portero Akinfeev.

Mohammed Salah regresó tras una lesión y marcó un gol desde el punto de penalti. Foto: AFP/END

Y tampoco bastó con el descuento de Salah, ejecutor de un penal cometido sobre él mismo que el árbitro colocó inicialmente fuera del área, obligando a la rectificación del VAR.

 Además: Harry Kane da un triunfo agónico a Inglaterra frente a Túnez

El partido, y el Mundial, fueron un querer y no poder para la selección africana, prácticamente con relato en pasado pese a seguir con mínimas opciones, sin duda penalizada por la tardía entrada en escena de Salah y el crecimiento anímico y futbolístico de Rusia, seria amenaza a la sorpresa.

Uruguay, que venció en su debut a Egipto por 1-0, completa la segunda fecha de la llave el miércoles ante Arabia Saudita en Rostov del Don.