•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 Nosotros, que estamos atravesando una angustia que parece no tener fin al estirarse cada instante en este desventurado país, entendemos muy bien lo que sintió España mientras sufría tratando de superar el cerrojo impuesto por Irán, y es que estando vivo, uno se siente tan expuesto, tan frágil.

Diego Costa anotó con un poco de fortuna el gol del triunfo español. AFP/END

El gol de Diego Costa en el minuto 53, de rebote, con un intento de rechazo de Rezaeian golpeando la rodilla del delantero y dejando sin opción al arquero Beiranvand, fue suficiente para España, como el Cristiano para Portugal y el de Suárez para Uruguay en las victorias sobre Marruecos y Arabia durante los juegos previos en una jornada excesivamente apretada.

Los hombres de Fernando Hierro continuaron ejerciendo una intensa presión con su manejo y sostenimiento de balón, imponiendo un asedio casi completo sobre la retaguardia de Irán refugiada en su área, pero en el minuto 63, el gran susto fue para España, cuando sobre un centro que rebasó la defensa, con un pelotón moviéndose hacia la cabaña de De Gea, apareció Ezatolahi empujando la pelota a las redes. Por un momento de sufrimiento extremo, la pizarra mostró el 1-0, pero en el reclamo, el VAR mostró que Ezatolahi estaba una pulgada adelantado, y el gol fue anulado. 

España piensa, juega, no define

La posesión del balón de España llegó a elevarse al 80%, sin preocupar a Irán, un equipo que se siente cómodo atrás, cerrando espacios, anticipando, evitando que los delanteros rivales tengan respiro para maniobrar, y, sobre todo, con un excelente dispositivo para hacer relevos en la marca y los estorbos. Isco tomó la batuta de España, primero por la izquierd y después moviéndose hacia el centro y la derecha. Costa pareció siempre un león rugiendo, pero enjaulado, necesitado de centímetros. Iniesta, hoy con menos movilidad no perdía su sentido tridimensional y Busquets sujetaba y proyectaba, con David Silva siempre amenazante listo para las incursiones.

Una España paciente vence 1-0 a Irán y pone dirección a octavos

Sin embargo, pese a ese dominio, incrementado por las extensiones de Jordi Alba y Carvajal por las bandas, España que pensaba y jugaba, no disparaba, ni lograba control en el área, mucho menos posiciones de tiro en busca de definir. En el 53, Iniesta hace llegar a Costa esa pelota que entre dificultades, se mueve esquiva, hasta que el desvío de Rezaian, llega 
a la poderosa rodilla derecha de Costa y la pelota va a las redes. España se adelanta, se abraza con Portugal en todo, y sale del ahogo a que estaba sometida. Eso no terminó la angustia. Fue necesario recurrir al VAR para anular el gol de Ezatolahi, offside por una pulgada. 

La historia de Irán 

Quedó demostrado que la defensa de Irán tiene una estupenda capacidad de contención, moviéndose con criterio. El tránsito de Irán a lo largo de cinco Copas del Mundo, lo muestra como un equipo difícil, especializado en apretar tuercas mientras permanece a la caza de oportunidades. Observen estos detalles: solo en su debut en 1978, Irán fue golpeado por Holanda 3-0 y por Perú 4-1, registrando sorprendentemente un empate 1-1 con Escocia.

Después de una pausa de 20 años por la guerra Irán-Irak (1980-1988), el equipo iraní regresó a la arena de las Copas en 1998 perdiendo 0-1 con Yugoslavia, derrotando a Estados Unidos 2-1 y cayendo ante Alemania 0-2.

Los hombres de Fernando Hierro continuaron ejerciendo una intensa presión con su manejo y sostenimiento de balón. EFE/END

Solo cuatro goles en contra en tres juegos, un certificado de su eficacia atrás…En el 2006 perdió con México 1-3, 0-2 con Portugal por goles de Deco y Cristiano, este de penal, y empató 1-1 con Angola; y en el 2014, Irán empató 0-0 con Nigeria, cayó 0-1 ante Argentina con gol de Messi en el minuto 91, y fue derrotado 3-1 por Bosnia. Este era su historial antes de vencer a Marruecos en esta Copa 2018 por un autogol en el minuto 94, y perder con España 1-0, mientras espera por Portugal. El equipo iraní con tres puntos, uno menos que Portugal y España, está en la pelea. No hay que perderlo de vista aunque va a encontrarse con un encendido Cristiano.