•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la espalda contra la pared, Perú necesita resucitar ante Francia para seguir aspirando a jugar los octavos del Mundial, en el desafío que disputarán hoy en Ekaterimburgo, una ciudad en los confines entre Asia y Europa, donde más de 30,000 hinchas harán sentir a la Bicolor que juega en casa.

Una derrota ante la vigente subcampeona de Europa sería definitiva para el grupo dirigido por Ricardo Gareca, que en la primera jornada del grupo C pagó la ansiedad del debut y falló un buen puñado de ocasiones ante una eficaz Dinamarca (1-0).

Matuidi y Giroud, novedades 

“Nos faltó meterla, tuvimos ansiedad, desde que entre una todo va a cambiar”, señaló el delantero Raúl Ruidíaz, que jugó los últimos cinco minutos contra los daneses.

El reto será de altura. Candidata a levantar el trofeo, Francia cuenta en sus filas con estrellas como Antoine Griezmann, Paul Pogba o el prodigio de 19 años Kylian Mbappé. Pero en su entrada en liza, ante Australia (2-1), necesitó de un penal y de un gol de rechace para llevarse la victoria.

El técnico galo tiene previsto variar su once con la entrada de Blaise Matuidi, un guerrero de la medular, en lugar de Corentin Tolisso, mientras que Olivier Giroud, siempre práctico como delantero centro, también se habría ganado una oportunidad, tras ofrecer buenos minutos ante Australia.

Con la entrada del ariete del Chelsea se quedaría en el banquillo Ousmane Dembele, extremo del Barcelona, otra de las nuevas estrellas francesas.

En el equipo peruano la gran preocupación de Gareca es Renato Tapia. El mediocentro de 22 años, fijo en su esquema junto a Yoshimar Yotún, sufrió un duro golpe en la cabeza contra Dinamarca.

Tras dejar una gran impresión en su regreso al Mundial después de 36 años, Perú, arropado por más de 35,000 hinchas en su periplo ruso, quiere ahora una victoria que pase a la historia.

Pero no sería la primera contra los galos. Precisamente en abril de 1982, en un preparatorio del último Mundial que disputó, la Bicolor ofreció una exhibición en el Parque de los Príncipes ante la Francia de Platini. Venció 1-0 con un recordado gol de Juan Carlos Oblitas. Es el único precedente entre ambas selecciones.