•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El gol de Kroos en el minuto 95 contra Suecia sacando a Alemania del hoyo, impidió que México, vencedor de Corea 2-1, asegurara su boleto para octavos de final. Cuenta la leyenda de Copas del Mundo, que nunca un equipo con seis puntos, ha quedado eliminado, pero es que nunca antes, tres equipos habían compartido la cima de un grupo con esa cantidad de puntos, como puede ocurrir en el F entre México, Alemania y Suecia.

Si México pierde con Suecia y Alemania derrota a Corea, los tres terminaran abrazados con seis puntos. Lío mayúsculo y eliminación injusta de uno de ellos. El empate 1-1 mantenía con vida a los alemanes, que podrían alcanzar cuatro puntos como Suecia, en espera que México se impusiera por tercera vez, obligando a revisar la diferencia de goles. Pero la victoria de Alemania, lo apretó todo. Para evitar complicaciones, México tiene que empatar con Suecia, o ganarle. ¿Podrá hacerlo?

Se reactivó la angustia

Después de ver al equipo azteca superar 2-1 a Corea con un gol de penal ejecutado por Carlos Vela y una maniobra apropiada de “Chicharito”, sin necesidad de golpear correctamente el balón, se cree que puede imponerse a los suecos.

Ayer, en tiempo de reposición, minuto 92, Corea recortó el 2-0 con un soberbio cañonazo de zurda disparado por Son Heung-Ming, provocando que el suspenso regresara a prisa, para cobijar los últimos instantes.

México supo manejar el cierre de juego ahogando los intentos coreanos y moviendo la pelota asegurando su posesión. Una victoria merecida, porque el equipo azteca, master en el contragolpe contra Alemania en un primer tiempo inspirador, y firme en su resistencia a lo largo de un segundo tiempo casi agobiante, continuó jugando hacia delante en busca de más frente a un equipo de menor peso, significado, y grado de dificultad como es Corea.

Comprobar crecimiento

Hay mucho entusiasmo alrededor de México por las dos victorias consecutivas. Siempre se le ha considerado al equipo azteca de tamaño pequeño, pese a conquistar títulos mundiales en categorías juveniles, agregando también el oro olímpico en el 2012, antes que Brasil lo consiguiera. Y hay más destellos en Copas América, Copas de Oro, clasificaciones de Concacaf, pero no el certificado de mayoría de edad.

Para el periodismo especializado azteca, llegar a cuartos de final, es un objetivo estimulante, ir más allá, no ha sido imaginado. Cuando algunos de sus jugadores dicen que pueden llegar a la final en Rusia, no se les cree, pese a verlos jugando en serio y respondiendo a las exigencias. Uno piensa que la actuación que México registre contra Suecia, nos orientará mejor sobre eso. 

Suecia otro examinador

Ver a este México tan funcional en todos los sectores, atrae y en cierta forma convence. Derrotar al coloso alemán rompe cadenas, libera y permite que te sueltes, pero una vez sintiéndote nuevamente presionado, como lo estará en el duelo con Suecia, el atrevimiento sobre su crecimiento, pierde fuerza entre las viejas dudas.

El real reto es escalar niveles de competencia y sostenerte arriba. ¡Cuánto le costó eso a España como selección! Guardado, Herrera, Vela, Lozano, Layún y varios más, impresionan, y están rimando manejados por Osorio. Contra Corea, el equipo mexicano fue flexible, insistente y confiando en sí mismo, sin lograr la excelencia del primer tiempo retando a Alemania. Una vez más, contra Suecia, México estará bajo presión tratando de demostrar que ha alcanzado la mayoría de edad.