•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras no pasar de la fase de grupos en Brasil-2014, España busca hoy sacarse el billete para octavos de final del Mundial de Rusia-2018, ante un eliminado Marruecos, que buscará despedirse con una victoria del campeonato.

Líder del grupo B mundialista, empatada a cuatro unidades con el segundo, Portugal, la ‘Roja’ necesita un único punto para asegurarse el pase, pero si quiere asegurarse el liderato del grupo tendrá que al menos igualar lo que haga Portugal y buscar una mejor diferencia de goles.

Las dos selecciones ibéricas están empatadas tanto a puntos como a goles y España solo está por delante porque tiene una tarjeta amarilla menos que los lusos, que ese mismo día se enfrentan a Irán en un duelo a vida o muerte. Los iraníes, terceros con un único punto de desventaja, respecto a españoles y portugueses, sin duda intentarán jugarse el todo por el todo en busca de su billete a octavos.

De menos a más

Tras empatar 3-3 con Portugal y ganar con sufrimiento 1-0 a Irán, la ‘Roja’ busca ahora una victoria que no solo dé el pase, sino que también borre algunas dudas creadas con su juego.  Titular ante Irán, Lucas Vázquez espera tener otra oportunidad ante Marruecos, pero “es el míster el que decide”. Después de una selección iraní ultraconservadora, la ‘Roja’ espera un Marruecos más agresivo y que salga a buscar una victoria para salvar la honra después de dos derrotas en dos partidos.

Frente a los ‘Leones del Atlas’, el seleccionador Fernando Hierro podría recuperar a Koke para fortalecer el centro del campo. Sergio Busquets está a una tarjeta amarilla de quedarse sin unos eventuales octavos de final, pero parece poco probable que Hierro renuncie a esta garantía de contención.

Especialmente frente a un Marruecos motivado y que cuenta con un puñado de jugadores como Achraf o el delantero Nordin Amrabat que están en equipos españoles y conocen a los jugadores de la ‘Roja’.

Los marroquíes han demostrado saber jugar con profundidad y velocidad y aunque perdieron ante Portugal e Irán por la mínima (1-0), en ambos partidos se mostraron superiores al rival en muchos momentos de ambos encuentros. Los marroquíes solo han fallado en la definición, pero el técnico francés rechazó que haya un problema con los delanteros.

Duelo por el honor

Arabia Saudí y Egipto se enfrentan en el último partido del grupo A sin opciones de clasificación y con la continuidad futura de sus técnicos en el aire después de un Mundial decepcionante.

El delantero del Liverpool Mohamed Salah comanda un equipo en el que se mezclan jugadores emergentes como Ramadan Sobhi (Stoke City) o Mohamad El Neny (Arsenal) con otros de amplia experiencia como el cancerbero Essam el Hadary, el abuelo del Mundial.

Sin embargo, ninguno ha brillado como se esperaba. Disminuido en el plano físico a causa de la lesión de hombro sufrida en la final de la Liga de Campeones, Salah vio el choque frente a Uruguay en el banquillo y poco aportó en el encuentro ante Rusia.

 Aunque tuvo algunas ocasiones a lo largo de la contienda, se le percibió carente de continuidad, en parte por su estado físico y en parte por el naufragio de “los faraones” en el centro del campo, donde nunca han tenido faro en este mundial.

Los números de Egipto —dos derrotas, cuatro goles en contra, uno a favor— y su despliegue en el campo han puesto en el disparadero a Héctor Cúper, el “hombre milagro” que devolvió a Egipto la miel mundialista perdida en 1990.