•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con cuatro goles en dos partidos, Cristiano Ronaldo ha comenzado como un tiro el Mundial de Rusia-2018, pero Portugal aún no tiene asegurada la clasificación para octavos, un pase que buscará hoy ante un equipo de Irán que ha demostrado una gran solidez defensiva.

Portugal puede aspirar a acabar como primero de la llave B, dependiendo de lo que haga España contra Marruecos a la misma hora y le vale el empate para estar en la siguiente ronda, pero, ¡cuidado!, también podría quedar eliminada en caso de derrota.

La demostración de Cristiano Ronaldo contra España (un triplete para el empate 3-3) y el gol de la victoria contra Marruecos revelan que lo mejor de este equipo es a la vez su talón de Aquiles. Contar con el cinco veces Balón de Oro es una gran ventaja, pero el equipo sufre también ‘Ronaldo dependencia’ y habrá que ver cómo reacciona cuando el delantero del Real Madrid no acierte ante el arco contrario.

Otro problema para el seleccionador Fernando Santos será saber si podrá contar o no con Joao Moutinho, el centrocampista del Mónaco, una de las piezas clave en el engranaje del juego portugués, que no entrenó ni viernes ni sábado por enfermedad y que será duda hasta el último momento para el partido contra Irán.

El ‘Team Melli’, que cuenta con los tres puntos de su triunfo ante Marruecos en la primera jornada, puede esperar aún dar la sorpresa y clasificarse para los octavos de final, siempre que ganen a los actuales campeones de Europa.

El equipo que entrena el portugués Carlos Queiroz ya demostró ante Marruecos y, sobre todo, contra España en la segunda jornada (pese a perder 1-0), que es un equipo muy bien organizado defensivamente, que apenas deja espacios al rival y que contra la Roja solo recibió un gol de Diego Costa... de rebote.

Y contra los españoles demostraron que no solo saben defenderse, sino que también atacan con peligro y crean ocasiones de gol. Irán cuenta también con la ventaja de tener como técnico al que fuera seleccionador portugués en 2010, Carlos Queiroz, que conoce a la perfección a los jugadores portugueses y, especialmente a Ronaldo, con quien no acabó del todo bien después de su pasaje por la Seleçao.

En el momento de comenzar el encuentro, los portugueses sabrán ya el rival en octavos de final, la anfitriona Rusia o la Uruguay de Cavani y Luis Suárez (ya clasificados en el grupo A, aunque se desconoce el orden); pero los lusos harían mal de pensar en el adversario de la siguiente ronda antes de enfrentar a los iraníes, que contarán además con una significativa presencia de aficionados en el Mordovia Arena de Saransk.