•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Aunque llegaba ya eliminada a Sochi, Perú se despidió a lo grande de su regreso a un Mundial después de 36 años con su emocionante victoria ante Australia por 2-0, la primera que logra en una Copa desde 1978, en un encuentro convertido en una sentida fiesta por una hinchada que llevaba media vida esperándola.

El delirio se desató en el Estadio Olímpico de esta ciudad a orillas del Mar Negro con el lindo tanto de André Carrillo en el 18, el primero en Rusia-2018 para Perú, que se había ido en blanco de las derrotas ante Dinamarca y Francia. Ya en la segunda parte, Paolo Guerrero puso el 2-0 en el 50.

El resultado deja eliminada también a Australia, ahora última de un Grupo C en el que clasifican franceses (7 puntos) y daneses (5).  Daba igual que ya estuvieran fuera, que hubieran tenido que esperar 36 años para esto, para ni siquiera llegar con opciones al tercer partido. Ayer la tórrida Sochi era Perú. Era blanca y roja, de la fiesta de quienes más ilusión le puso en regresar a una Copa del Mundo que con ellos ha sido cruel en los resultados, pero no en el alma.

No había ganado hasta hoy su equipo, que siempre se preguntará qué hubiera pasado si hubiera entrado el penal de Christian Cueva ante Dinamarca, pero su juego valiente ha elevado el espectáculo en Rusia. Y eso es de agradecer, como lo hizo la víspera el veterano Bert van Marwijk, que no dudó en destacar su coraje, pese a que les hubiera costado dos derrotas y un sueño roto antes de tiempo.