•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alertada por la amenaza de Senegal, el rival de hoy en la tercera y última fecha del grupo H, Colombia pondrá a prueba su condición de favorito de la llave buscando una victoria que la clasifique a los octavos de final de Rusia-2018.

Colombia recuperó el rumbo perdido en el Mundial al golear 3-0 a Polonia luego del traspié (2-1) ante Japón, una derrota inesperada en el debut pero que despertó ante el equipo de Robert Lewandowski el mejor futbol del combinado cafetero.

El duelo entre Colombia, a órdenes del argentino José Pekerman, y Senegal, bajo la tutela de Aliou Cisse, mostrará dos formas de ver el futbol: los cafeteros haciendo de la posesión del balón y el toque en corto sus armas vitales contra el derroche físico y la velocidad pura de los africanos.

El partido servirá para medir la solidez del sistema defensivo colombiano, liderado por Yerry Mina (FC Barcelona) y Dávinson Sánchez (Tottenham) contra los velocistas Sadio Mané (Liverpool), Mbaye Niang (Torino) e Ismaila Sarr (Rennes). 

Los leones asustan

Senegal, como Japón, han sido las gratas sorpresas de la llave. En el campamento africano se respira tranquilidad porque la clasificación está en sus manos, luego de su notable victoria 2-1 ante Polonia y el 2-2 con los asiáticos. “Hemos trabajado mucho. Solo necesitamos un punto para clasificarnos. Este es nuestro objetivo. Esta generación merece ir más allá en esta competición”, aseguró el DT Cisse.

El entrenador prepara un 4-4-2 para hacerle frente a la dupla James-Quintero y aislar a Falcao, lo que mermaría el poder ofensivo de los cafeteros. “Colombia tiene un estilo de juego parecido al nuestro, muy físico, que avanza rápidamente. No podemos perder este partido, somos conscientes de que tendremos que hacer todo lo posible para clasificarnos. Daremos todo para conseguirlo”, sostuvo el volante Alfred Ndiaye.

Japón quiere avanzar 

Por otra parte, Akira Nishino podría ser perdonado si Japón consigue el empate que necesita contra la eliminada Japón  para alcanzar los octavos de final. Hace poco más de dos meses ni siquiera estaba a cargo del combinado nacional y su jugador más conocido, Keisuke Honda, estaba lejos de subirse al avión camino a Rusia.

Ahora Japón solo necesita un empate contra la eliminada Polonia en Volgogrado para llegar a los últimos 16, gracias a un empate tardío de Honda contra Senegal. En su debut, los nipones consiguieron el primer triunfo de la historia de una selección asiática frente a una sudamericana en la Copa Mundial, cuando derrotaron 2-1 a Colombia, que jugó prácticamente todo el partido con 10 hombres.

Incluso una derrota puede ser suficiente si Senegal derrota a Colombia, aunque Japón depende de sí mismo solo meses después de que sus esperanzas en el Mundial parecieran remotas.

Colombia, con 3 puntos en el tercer lugar de la llave, avanzará a los octavos de final si vence a Senegal, sin importar el resultado del Japón-Polonia en Volgogrado. Un empate la pondría en manos de los polacos, porque necesitarían la victoria de las Águilas Blancas por cualquier marcador. Una eventual derrota de los cafeteros los pondrá de regreso a casa.

Senegal, con 4 puntos -igual que Japón- también depende de sí misma. Ganando se va a los octavos. Si empata necesita que Japón pierda o iguale por una cantidad de goles menor que los que se produzcan en su choque con los cafeteros. Pero si pierde necesita que Japón caiga ante Polonia por una cantidad de goles mayor a la que se registre en su duelo contra los colombianos.