•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La selección de Panamá se despedirá hoy de su primer Mundial y lo hará ante Túnez con el fin de conseguir una victoria que le permita ganar prestigio futbolístico y dar el espaldarazo definitivo a este deporte en el pequeño país centroamericano.

Poco a poco, la selección canalera ha ido quemando etapas en Rusia: debut en un Mundial (con derrota 3-0 ante Bélgica), primer gol (de Felipe Baloy en el partido perdido contra Inglaterra por 6-1) y, en caso de lograr la victoria frente a Túnez, acabaría cumpliendo con buena parte de los objetivos marcados en esta cita.

Pero que nadie se lleve a engaños. Túnez no es ni Bélgica ni Inglaterra pero participa en su quinto Mundial y fue campeón continental hace poco más de una década (2004). Ocupa, además, una posición bastante más avanzada que Panamá en la clasificación mundial (21 por 55) y los norteafricanos le pusieron muy difíciles las cosas a los ingleses en el primer partido (perdiendo 2-1 en el descuento), antes de ser arrollados por los belgas (5-2).

El combinado que dirige Nabil Maaloul ha tenido también mala suerte con las lesiones: contra Inglaterra perdió a los 15 minutos al portero Mouez Hassen y frente a Bélgica cayeron los dos centrales titulares, Dylan Bronn y Syam Ben Youssef.

El técnico confirmó este miércoles que el segundo arquero Farouk Ben Mustapha tampoco podrá estar por lesión y que la federación está pendiente de que la FIFA autorice la inscripción de Moez Ben Cherifia para el juego en Saransk. La Sele, por su parte, se ha preparado en los últimos días en su campo base de Saransk sin más sobresalto que el que dio el martes Ismael Díaz, el joven delantero del filial del Deportivo de La Coruña español, que sufrió un golpe en la rodilla y será baja.

Se despiden 

El partido tendrá además un componente emotivo por cuanto será el último con la camisa roja de jugadores que han formado parte de los éxitos del fútbol panameño en los últimos años, como Blas Pérez, Luis Tejada o Felipe Baloy.

En el caso de los dos primeros, máximos goleadores de la historia de la Sele (ambos con 43 goles), será la última ocasión de desempatar en ese particular duelo. Pese a no jugarse nada, tunecinos y panameños prometen un duelo emocionante y disputado para poner cierre también a la contribución de Saransk en este Mundial, ya que será el último juego que albergue el Mordovia Arena.AFP/

La selección de Panamá se despedirá hoy de su primer Mundial y lo hará ante Túnez con el fin de conseguir una victoria que le permita ganar prestigio futbolístico y dar el espaldarazo definitivo a este deporte en el pequeño país centroamericano.

Poco a poco, la selección canalera ha ido quemando etapas en Rusia: debut en un Mundial (con derrota 3-0 ante Bélgica), primer gol (de Felipe Baloy en el partido perdido contra Inglaterra por 6-1) y, en caso de lograr la victoria frente a Túnez, acabaría cumpliendo con buena parte de los objetivos marcados en esta cita.

Pero que nadie se lleve a engaños. Túnez no es ni Bélgica ni Inglaterra pero participa en su quinto Mundial y fue campeón continental hace poco más de una década (2004). Ocupa, además, una posición bastante más avanzada que Panamá en la clasificación mundial (21 por 55) y los norteafricanos le pusieron muy difíciles las cosas a los ingleses en el primer partido (perdiendo 2-1 en el descuento), antes de ser arrollados por los belgas (5-2).

El combinado que dirige Nabil Maaloul ha tenido también mala suerte con las lesiones: contra Inglaterra perdió a los 15 minutos al portero Mouez Hassen y frente a Bélgica cayeron los dos centrales titulares, Dylan Bronn y Syam Ben Youssef.

El técnico confirmó este miércoles que el segundo arquero Farouk Ben Mustapha tampoco podrá estar por lesión y que la federación está pendiente de que la FIFA autorice la inscripción de Moez Ben Cherifia para el juego en Saransk. La Sele, por su parte, se ha preparado en los últimos días en su campo base de Saransk sin más sobresalto que el que dio el martes Ismael Díaz, el joven delantero del filial del Deportivo de La Coruña español, que sufrió un golpe en la rodilla y será baja.

Se despiden 

El partido tendrá además un componente emotivo por cuanto será el último con la camisa roja de jugadores que han formado parte de los éxitos del fútbol panameño en los últimos años, como Blas Pérez, Luis Tejada o Felipe Baloy.

En el caso de los dos primeros, máximos goleadores de la historia de la Sele (ambos con 43 goles), será la última ocasión de desempatar en ese particular duelo. Pese a no jugarse nada, tunecinos y panameños prometen un duelo emocionante y disputado para poner cierre también a la contribución de Saransk en este Mundial, ya que será el último juego que albergue el Mordovia Arena.