•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luka Modric y Andrés Iniesta “vienen de un planeta diferente”: el mediocampista croata Ivan Rakitic estimó este viernes que ambos pueden liderar a sus selecciones respectivas, Croacia y España, muy lejos en el Mundial-2018.

Rakitic ha jugado con Iniesta en el Barsa en las últimas cuatro temporadas, aunque no continuará a su lado ya que el español puso rumbo al futbol japonés (Vissel Kobe), mientras que con Modric lleva años en la selección y está jugando ahora en Rusia.

Croacia se enfrenta a Dinamarca en octavos de final y España juega contra el anfitrión Rusia, ambos partidos mañana, y los ganadores de estos cruces se medirán en los cuartos de final.

En una conferencia de prensa en la concentración croata en Roshchino, cerca de San Petersburgo, Rakitic fue preguntado por una eventual comparación entre Modric e Iniesta, algo que él consideró “difícil” de hacer.

“Tengo la impresión de que vienen de un planeta diferente y de que bajaron para jugar con nosotros, los mortales. Son los mejores en su puesto. He tenido la suerte de jugar con Andrés estos últimos cuatro años y con Modric en el equipo nacional”, afirmó.

“Intento aprender lo máximo posible en cada ocasión que juego con ellos. Si tuviera que crear un equipo de futbol, los tomaría a los dos. Son más que simples compañeros de equipo para mí, Andrés es uno de mis mejores amigos y Modric como un hermano mayor. Con un poco de suerte, el Mundial va a continuar para nosotros y yo voy a continuar jugando con él”, apuntó.

Antes de un posible duelo con la España de Iniesta en cuartos, Dinamarca se presenta como un adversario incómodo el domingo en los octavos.

“Dinamarca es un equipo serio. No es un accidente que estén ahí. Generan ocasiones. Son peligrosos, rápidos y tienen a (Christian) Eriksen, uno de los mejores organizadores de Europa y del mundo. Ha estado muy bien con el Tottenham esta temporada. Dinamarca merece estar aquí”, afirmó.

¿Superar Francia-1998? 

Croacia, que se ganó elogios en la primera fase sobre todo por su victoria 3-0 sobre Argentina, aspira en este Mundial a emular o superar a la generación de 1998, que fue tercera en el Mundial.

“Ellos eran nuestros ídolos, pero debemos olvidarnos de eso, con todo el respeto que se merecen (...) y escribir nuestra propia historia. El entrenador adjunto Drazen Ladic forma parte de aquel equipo y nos da consejos. Podemos lograr el mismo éxito, puede que más”, se ilusionó Rakitic.

Robert Prosinecki formaba parte de aquel equipo de 1998 y estimó recientemente que Luka Modric es el mejor jugador de la historia del futbol croata.