•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Veinte años después de alcanzar las semifinales en el Mundial de Francia, Croacia está ante una gran oportunidad de intentar volver a repetir la historia, aunque para llegar a la penúltima instancia, deberá comenzar primero eliminando a Dinamarca en octavos, en Nizhni Nóvgorod.

Con un país recién nacido, aquella selección formada por estrellas como Davor Suker, Zvonimir Boban, Robert Prosinecki, Robert Jarni o Slaven Bilic alcanzó el tercer puesto después de caer en semifinales ante la anfitriona Francia, a la postre ganadora del torneo.

Dos décadas después, con una nueva generación de grandes jugadores liderados por Luka Modric e Ivan Rakitic, los croatas sueñan con emular aquella hazaña, después de haber completado una espectacular primera fase.

Tres victorias en tres partidos, nueve puntos, siete goles a favor y solo uno en contra (de penal y en el último día, contra Islandia, cuando los balcánicos ya estaban clasificados). 

Salvo Uruguay y Bélgica (que también acabaron con 9 puntos), ninguna otra selección octavo finalista puede presentar los números de Croacia, aunque el gran aval de los balcánicos fue la demostración realizada contra Argentina en la segunda jornada, a la que humillaron por 3-0.

Pero el entrenador croata Zlatko Dalic sabe que la primera fase no asegura nada. “En la fase de grupos, hemos jugado bien, pero no significará nada si no lo verificamos mañana (hoy)”, señaló el entrenador este sábado en rueda de prensa.

Enfrente, el sólido equipo danés sin hacer un futbol espectacular se clasificó sin sobresaltos como segundo del Grupo C, sin perder ninguno de los tres partidos (una victoria y dos empates) y arrancando un punto a la poderosa Francia. 

El equipo que entrena el noruego Age Hareide destaca por su solidez defensiva, con uno de los mejores arqueros del campeonato, Kasper Schmeichel (el segundo con más paradas en la primera fase), y una pareja de centrales muy solvente, con el sevillista Simon Kjaer y el jugador el Chelsea Andreas Christensen.

No obstante, la estrella del equipo es Christian Eriksen, el jugador del Tottenham Hotspur, encargado de organizar todo el juego ofensivo de los ‘vikingos’.

“Puede ser un duelo entre Modric y Christian Eriksen en el centro del campo. Eso sería interesante para los fanáticos, estamos viendo dos jugadores de calidad y eso es genial”, señaló Hareide este sábado. Modric evitó entrar en comparaciones y describió a Eriksen como “un jugador fantástico”.

Dinamarca recupera al goleador Poulsen

La lucha por la pelota en el centro del campo promete ser palpitante, ya que Eriksen tendrá como escudero a Thomas Delaney, nuevo jugador del Borussia Dortmund, e incluso podría contar con Andreas Christensen, como hizo Hareide contra Francia, para contener la medular croata, en la que además de Modric y Rakitic, destacan Marcelo Brozovic e Ivan Perisic en las bandas.

Una buena noticia para los daneses será también que recuperan a Yussuf Poulsen, goleador contra Perú y Australia, y que se perdió el choque contra Francia por tarjetas. “Sí, tenemos que defender, pero tenemos que atacar más”, advirtió el timonel del equipo danés.

Este es un aspecto que deberán tener en cuenta también los croatas: ocho jugadores están a una amarilla de ser suspendidos y en caso de ser amonestados contra los daneses se perderán los  cuartos (contra España o Rusia): Sime Vrsaljko, Vedran Corluka, Tin Jedvaj, Ante Rebic, Marko Pjaka y, sobre todo, Mario Mandzukic, Brozovic y Rakitic.