•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No están Alemania, Argentina, España y Portugal, pero cuando se trata de cuartos de final, cada duelo es infernal. En el 2002, durante la última coronación de Brasil, las batallas España-Corea 0-0 con victoria de Corea en penales; Turquía-Senegal 1-0; Alemania-Estados Unidos 1-0; y Brasil-Inglaterra 2-1, fueron peleadas en campos minados hasta el último instante. Es lo que se espera de los cuartos de final 2018 que contienen Francia-Uruguay, Brasil-Bélgica, Suecia-Inglaterra y Rusia-Croacia.

Urge Cavani. Después de esa exuberante demostración de poderío y rapidez contra Argentina, pese a recibir tres goles, Francia es vista como un rival temible, pero Uruguay, equipo aguerrido que solo permite un gol en cuatro juegos, es un hueso muy duro para cualquiera, incluso para la tropa de Deschamps, que cuenta con una galería de astros encabezados por Mbapeé, Pogba y Griezmann… El favoritismo de Francia, visible aunque ligero, crecerá considerablemente si Uruguay no puede contar con el aporte de Edison Cavani, lastimado frente a Portugal. Esa combinación Suárez-Cavani, capaces de conectarse de un océano a otro, y la sólida defensa que dirige el General Godín con Jiménez ya restablecido, obliga a exclamar “¡Cuidado Francia con la garra charrúa!”

¿Y Marcelo? La samba de Brasil tiende a enloquecer. Bélgica, más allá del susto que le provocó Japón adelantándose en octavos 2-0, ha demostrado ser un equipo muy compacto y funcional con jugadores tan desequilibrantes como Eden Hazard y Romeku Lukaku, pero la peor ocurrencia es subestimar a Brasil, con su futbol ágil, imprevisible y productor de constantes chispazos con los movimientos de Neymar, Coutinho, Willian, Gabriel de Jesús, y ofrecer la necesaria consistencia en el fondo con dos centrales tan autoritarios como Thiago Silva y Miranda, que solo admiten un gol. Sin embargo, Brasil como factor de seguridad necesita del regreso de Marcelo, quien agrega flexibilidad y dinamita. Aún con Fagner vulnerable, si juega Marcelo, Brasil favorito.

¿Sobrevivirá? Rusia frente a esta Croacia de Modric, Rakitic, Mandzukic y Perisic. El equipo local, que desde un repliegue preocupante se las arregló para vencer a España vía penales, después de forzar un empate también con un penal, no parece ser capaz de resistir a Croacia, que atravesó los octavos también por penales obviando un 1-1 con Dinamarca… Rusia inició el torneo impresionando marcando 8 goles en dos juegos antes de estrellarse con Uruguay perdiendo 3-0. Su victoria sobre España no lo engrandece lo suficiente para considerar que puede sobrevivir frente a Croacia. No vamos a subestimar al pensante y eficaz Golovin, al feroz Dzyuba y al incidente Scheryshev, pero difícilmente el equipo ruso va a escapar con vida frente a Croacia y seguir a semifinales.

Impredecible. Podría decirse que Suecia ha impresionado un poco más que Inglaterra. Su triunfo rotundo sobre México y el juego que ofreció frente a Suiza, logrando imponerse 1-0, mostraron su dureza atrás y facilidad en las progresiones con muy buenos tiradores. Maneja Suecia muy bien la transición, quizás mejor que Inglaterra, más precipitada y propensa a más pérdidas de balón… Se trata de un duelo interesante por lo parejo, con posibilidad de idas y vueltas inyectadas de cañoneo largo. Inglaterra, que no pudo soltarse con Túnez, no se encontrará con las concesiones que le otorgó Colombia en el primer tiempo… Dos equipos de conocida verticalidad pueden ofrecer un duelo lo suficientemente atractivo e intrigante con la furia del artillero Harry Kane sobre el tapete.