•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Luis Suárez se despidió este viernes de Rusia-2018 con “la cabeza en alto”, después de intercalar luces y sombras en un Mundial al que llegó sediento de revancha y del que se retira con algunas cuentas pendientes.

Uruguay entre los ocho mejores del mundo no es poca cosa, Suárez lo reconoce y le da su valor, pero un partido para el olvido ante los Bleus enturbia un Mundial que tuvo momentos de gloria para el Pistolero.

“Uno siempre intenta dar el máximo y estar de la menor manera posible, capaz que ahora puedo decir que podía haber hecho más, pero estando en la cancha siempre di el máximo”, señaló el delantero al finalizar el duelo ante los franceses.

El goleador se va de la Copa con dos goles que le permiten sumar tres mundiales consecutivos con presencia en la lista de artilleros. Un inicio malo ante Egipto, la levantada ante Arabia Saudí anotando el tanto de la victoria en su cumple 100 con la selección y otra anotación en la goleada ante Rusia cerraron su andar en la fase de grupos.

Con Uruguay entonado por tres victorias al hilo llegó Portugal. Suárez tomó el lugar de asistente de lujo y Edinson Cavani se lució con dos tantos. Allí terminaron las alegrías para los celestes, una lesión sacó a Cavani del choque ante los galos, y Suárez no pudo.

“No supimos cómo lastimarlos”, dijo el capitán uruguayo, Diego Godín, tras el partido, confirmando que el ataque charrúa estuvo por debajo de sus antecedentes.

Extrañando a ‘Edi’ 

Cuatro años después de vivir el peor momento de su carrera al ser expulsado de Brasil-2014 por morder al italiano Giorgio Chiellini, Suárez llegó a Rusia en buena forma física y amparado en un equipo maduro, listo para dar la nota en el Mundial. En parte lo consiguió.

Uruguay dejó fuera de los cuartos de final al campeón de Europa y ante Francia dio pelea, pero errores en defensa, un apagado Suárez y un rival sólido fueron demasiado para un equipo que no pudo contar con Cavani.

En su mejor momento en Rusia, tras convertir los dos tantos del 2-1 ante los portugueses, una lesión en un gemelo izquierdo dejó al ‘Matador’ fuera del campo ante los galos. Y Suárez sufrió la ausencia de su ‘hermano’ en el ataque celeste.

“Edi es esencial para nosotros por la clase de jugador que es”, señaló Suárez al final del partido. Pero fiel a su estilo competitivo y directo, Suárez afirmó que “no es excusa” para la derrota la ausencia del goleador del París Saint Germain.

El goleador del Barcelona FC sentenció: “Te pueden salir partidos buenos y partidos malos”. Ayer en Nizhni Nóvogorod tocó el malo y el Pistolero se fue del estadio sin tener ni una chance de gol.