•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¿Quién es el mejor jugador de esta Copa? Muchas veces ha faltado justicia en esa distinción que te eleva hasta la realeza. Nunca olvidaré lo que ocurrió en 1998. La escogencia del francés Zinedine Zidane, de brillante actuación, quien cerró ese Mundial sepultando a Brasil con dos cabezazos, parecía obvia, pero esa consideración rebotó en el muro de los lamentos. La escogencia fue desviada hacia Ronaldo, pese a la derrota de Brasil por 3-0 y la inutilización del astro brasileño severamente afectado por convulsiones previas al duelo cumbre. Es decir, que le sacaron el Balón del Oro del bolsillo a Zidane. Fue un atraco a plena luz del día y con pistola de palo, porque la incidencia de Zidane en el avance espectacular del equipo Francés, era indiscutible.

Otra equivocación 

Cuatro años después, en el 2002, los votos de 147 periodistas de un grupo de 592, seleccionaron al gran arquero alemán, Oliver Khan, ciertamente estupendo en la mayoría de sus juegos, no en la final perdida ante Brasil, como el mejor jugador de esa Copa, derrotando al brasileño Ronaldo, de impresionante resurrección, líder goleador con 8, quien se quedó corto con 126 votos. En esa ocasión me quedó una pregunta: ¿Vale o no el último juego? En Francia 98 me pareció que eso no valía, y en el 2002 también. Naturalmente esa es una gran falla, sobre todo, cuando se llega al último duelo, girando alrededor de la intriga: ¿Quién es la figura de la Copa?, algo que podría ocurrir en este 2018 en Rusia.

Rossi fue el primero

Fue en 1982 que se inventó lo del Balón de Oro en las copas, aunque lo de figura cumbre, existió desde siempre. El goleador italiano Paolo Rossi, con un cierre electrizante marcándole tres goles a Brasil, dos a Polonia y uno a los alemanes, fue una fácil escogencia en una Copa que tuvo a Maradona, Kempes, Sócrates, Zico y Rumenigge.

En 1986, fue misión imposible retar al argentino Diego Maradona, artífice de “La mano de Dios” y el gol más fantasioso de los Mundiales… En el 90, el merecimiento del que habla Confucio, fue para el artillero italiano Salvatore Schilacci, quien logró seis goles.

Y en el 94, todas las miradas, los elogios, y los votos, fueron para Romario, pese a que en el partido final no pudo evitar el sostenimiento a hierro y fuego de un 0-0… Me pareció injusto ver al uruguayo Forlan superar a David Villa en el 2010 y las discusiones continúan alrededor de Lionel Messi en el 2014 pese a empujar al equipo argentino a la final.

¿ Y ahora quién ?

En esta Copa, faltando solo dos juegos a cada uno de los cuatro sobrevivientes, el “as de espadas está oculto. Hay muchas miradas hacia el excepcional centrocampista de Croacia Luka Modric por todo lo que ha hecho, esencialmente en fabricar oportunidades y sujetar adversarios, además de sus pases y kilómetros recorridos. Por supuesto, que hay mención fuerte para el desequilibrante francés Kylian Mbapeé,  veloz, incisivo, dañino;  el artillero inglés Harry Kane, quien siempre amenazante ha marcado seis goles, tres de penal. Hay algo muy seductor en el juego del artista belga Eden Hazard, y una alta valoración del funcional y destructivo Kevin De Bruyne, también belga. ¿Qué pasaría si Courtois se convierte en el factor clave para la primera coronación de Bélgica? Este portero podría ser el primero desde Kahn en el 2002. Por ahora, la lucha por el ganador del Balón de Oro en esta Copa del Mundo, se encuentra entre la incertidumbre. Así que tendremos que esperar hasta la caída del telón para poder disponer de un enfoque preciso.