•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Al amanecer de hoy, Luka Modric seguramente sintió que todas las miradas del planeta futbol, estaban sobre él, listas para seguir cada uno de sus pasos, sobre todo, después que suene el silbato inicial para el duelo histórico con Inglaterra, que puede impulsar al equipo croata, a su primera final en Copas del Mundo.

Aunque Eden Hazard tiene pendiente el juego por el tercer lugar, casi siempre ahogado en la indiferencia por carecer de motivación, si Modric es capaz de ser el factor para llevar a su equipo, debutante en 1998, a la disputa de la corona, estará en escena con ventaja, excepto ante los franceses Mbapeé y Griezmann, metidos en el mismo combo.  La primera tarea de Modric pensando en Croacia no en sus proyecciones individuales, es ser incidente para la victoria.

Sin embargo, no va a obviar contrarreloj, la importancia de apartar al artillero inglés Harry Kane, sacándolo de la final. En 1958, aunque Just Fontaine cerró marcando cuatro goles en el juego por el tercer lugar y robusteciendo la marca de trece en una Copa, no fue el ganador de la distinción como mejor jugador del torneo.

Es un “hace de todo”

No es fácil para un centrocampista ser el centro de atracción en una Copa, pese a que las nuevas estadísticas, entre ellas posesiones con avances, los han colocado sobre el tapete de las consideraciones.

Ahí tenemos a Paul Pogba, con reconocimientos que no logró conseguir el brasileño Gerson… Modric está en todo lo de Croacia hace y necesita. Apretando el gatillo desde las posiciones más incómodas, distribuyendo juego, fabricando oportunidades, desequilibrando, rugiendo incansablemente con su mirada fiera y su piernas firmes, recorriendo kilómetros incansablemente, mostrándose en todo instante.

Es el Modric, que suponemos veremos hoy en una batalla de tanta trascendencia, contra un equipo de promedio tan joven como Croacia, ambicioso, una nueva Inglaterra con pretensiones fortalecidas, regresando a semifinales desde 1990, y en búsqueda de un título por vez primera desde 1966, cuando el triplete de Hurst derrotó a Alemania en Wembley.

No se trata de Modric contra Inglaterra, porque Rakitic, Mandzukic, Perisic, Lovren, Pivaric y Varsaaljko, redondean ese equipo fiero que estranguló a Argentina y venció a Rusia en los penales.

Un rival bien armado

Inglaterra se movió en un grupo relativamente cómodo goleando a Panamá 6-1 y superando raramente con dificultad a Túnez 2-1, antes de caer ante Bélgica 0-1 en duelo de suplentes. Las victorias sobre Colombia vía penales y el 2-0 clavado a Suecia han fortalecido a Inglaterra, única selección con todos sus jugadores de la Liga local, la Premier.

El ataque inglés, con marcada preferencia por el juego aéreo, tan es así que 8 de los 11 goles han sido conseguidos a balón parado, coloca a Kane arriba, junto con el peligroso Sterling y Dele Alli, uno de los dos cabeceadores contra Suecia, en tanto atrás, McGuire, quien ha impresionado notablemente por su desdoblamiento y aportes ofensivos, junto con Stones y Walker, han funcionando eficazmente…

La pelea en el centro del campo, se presenta favorable a Croacia con Modric y Rakitic, más Brozovic, pero el técnico inglés Southgate, cuenta con Henderson, un elemento valioso subestimado, Trippier de tanta utilidad y Dier, con Rose extendido. Mi favorito en este mundo de los acertijos, es Croacia, no solo por las proyecciones de Modric. Ahí estaré con ustedes, frente al televisor, mirándolo.