•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Bélgica e Inglaterra disputarán hoy en San Petersburgo (8:00 a.m.) el partido que nadie quiere jugar, aunque en esta ocasión es algo más que un consuelo para los dos equipos, ya que podrían hacer historia si consiguen el tercer puesto.

Tanto los Diablos Rojos como los Pross quedaron apeados de la final cuando aparecían como los favoritos para disputarla, pero los belgas cayeron por 1-0 ante Francia y los ingleses perdieron en la prórroga 2-1 ante Croacia.

Pese a la decepción por no alcanzar la final, los belgas tienen el aliciente de lograr la mejor clasificación de su historia en un Mundial, mejorando la cuarta plaza de México-1986, en la otra ocasión que los Diablos Rojos lograron acceder a semifinales.

Por parte de los ingleses, queda ya muy lejos el título de 1966 y no jugaban una semifinal desde Italia-1990, en un torneo en el que acabaron cuartos.

La llamada ‘generación dorada’ del futbol belga también soñaba con el primer título mundial, pero ahora deberán concentrarse en lograr el último escalón del podio, que les daría moral para próximos torneos.

Kane y Lukaku por la Bota de Oro 

Respecto a Inglaterra, su técnico, Gareth Southgate, formó un plantel muy joven y talentoso para este Mundial y la selección llegó mucho más lejos de lo que los analistas y la propia afición esperaban.

La decepción por no haber alcanzado la final contrasta con el hecho de que Inglaterra ve con optimismo el futuro de esta selección. 

“Hemos demostrado que podemos hacerlo bien en los grandes torneos y el objetivo ahora es que no haya que esperar otros 20 años para jugar una gran semifinal”, declaró el capitán Harry Kane en referencia a la Eurocopa-1996, el último gran torneo en el que los Pross llegaron a las últimas instancias.

Tanto belgas como ingleses han hecho vibrar a sus aficionados y el triunfo sería una linda manera de acabar el torneo. Escuchando las declaraciones de ambos técnicos este viernes, lo que parece claro es que ambos equipos saldrán con todas sus armas en busca de la tercera plaza.

Los dos equipos ya se vieron en el tercer partido de la primera fase, pero la victoria belga (1-0) no debe servir como gran referencia puesto que ambos ya estaban clasificados y jugaron con muchos suplentes.

El partido por la tercera plaza tendrá también el atractivo de ver el duelo a distancia entre el inglés Harry Kane y el belga Romelu Lukaku, los dos jugadores que en principio lucharán por la Bota de Oro del Mundial.