•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Bélgica venció este sábado por 2-0 a Inglaterra y logró un histórico tercer puesto en el Mundial de Rusia-2018, antes del plato fuerte de la final entre la favorita Francia y la impensada Croacia el domingo en Moscú.

- Diablos históricos -

Thomas Meunier, a los 4 minutos, abrió el marcador y el capitán Eden Hazard cerró la cuenta al 82 para llevar a los Diablos Rojos a un tercer puesto por primera vez en un Mundial.

 Lea: Croacia y sus robots

El último lugar en el podio del Mundial generalmente deja sabor a poco, aunque para Bélgica tuvo el incentivo de superar el cuarto puesto que logró en México-1986 con una gran generación integrada por Enzo Scifo, Jan Ceulemans y Jean-Marie Pfaff.

E Inglaterra no pudo sacudir su modorra con los éxitos y se quedó con el cuarto lugar, igual que en Italia-1990.

Sabor a poco para el país campeón mundial en 1966, que ha inventado el fútbol y tiene una de las ligas más poderosas del mundo.

El único aliciente es que el capitán inglés, Harry Kane, con seis tantos, está muy cerca de calzarse la Bota de Oro, mientras que el belga Romelu Lukaku se clavó en cuatro.

Pero a Kane se la ha secado la pólvora desde hace tres partidos, ya que su último gol fue en los octavos de final ante Colombia, 1-1 (4-3 por penales), y tal vez esa sea una de las razones por las que Inglaterra jugó este sábado en San Petersburgo y no el domingo en Moscú.

Los finalistas franceses Antoine Griezmann y Kylian Mbappé, los otros dos aún en liza, les siguen con tres, pero de alcanzar alguno de ellos a Kane en la final seguramente se irá de Moscú condecorado también como el mejor jugador del Mundial.

- ¿Enfriando el champán? -

El seleccionador francés Didier Deschamps, que ya ganó el título mundial como capitán de los Bleus en 1998, aseguró este sábado, a 24 horas de la final contra Croacia, que se necesita "serenidad, confianza y concentración" para ganar el título.

 De interés: Infantino: “Rusia, el mejor Mundial”

Deschamps sabe de lo que habla porque lo vivió hace 20 años como jugador. La vigilia es el momento de una lucha desigual de los jugadores contra la ansiedad y el nerviosismo.

Eden Hazard, capitán de la selección de Bélgica recibe medalla de bronce del Mundial. Foto: AFP/END

"No hay nada mejor ni más bonito como jugador que una final de la Copa del Mundo", declaró Deschamps, que podría convertirse en el tercer hombre en ganar el Mundial como jugador y entrenador tras el brasileño Mario Zagallo y el alemán Franz Beckenbauer

Francia está a las puertas del segundo título mundial de su historia, dos décadas después del que conquistó en su casa, y se sumaría al 'club de los dos' con Argentina y Uruguay, para situarse detrás de Brasil, Alemania e Italia entre los máximos campeones mundiales.

Pero los recuerdos más próximos se remontan a apenas dos años cuando imprevistamente Francia perdió en casa el partido decisivo de la Eurocopa-2016 ante el Portugal de Cristiano Ronaldo. O un poco más lejos la final ante Italia en Alemania-2006.

- Casi nada por perder -

Los croatas llegan el domingo al estadio Luzhniki de Moscú con la tranquilidad del que no tiene nada que perder... pero con el cansancio del que ha jugado tres prórrogas consecutivas, o sea como un partido extra.

"No voy a poner presión en mis jugadores. Salgan y jueguen su mejor fútbol, no se intimiden. Este es el mejor momento de nuestras vidas. Algunos ya han ganado la Liga de Campeones, pero este el mayor partido para ellos y todos los croatas", subrayó este sábado en Zlatko Dalic en conferencia de prensa.

Los balcánicos ya han superado su anterior marca histórica, el tercer puesto en Francia-1998 de la legendaria generación de Davor Suker y Robert Prosinecki.

 Además: Último brillo, decisivo

Ahora con Luka Modric, Ivan Rakitic y Mario Mandzukic pueden dar un vuelco al fútbol mundial como el pequeño país de cuatro millones de habitantes que desafió el orden establecido.

Bélgica nunca antes había ganado un tercer lugar en un Mundial. Foto: AFP/END

"He pasado por muchas cosas duras en mi vida. Lo más importante es no rendirse nunca, confiar en ti mismo y seguir luchando", aseguró Modric a su vez ante la abarrotada sala de prensa del estadio Luzhniki de Moscú, el escenario de la final.

Y Modric, de 32 años, seguramente será ungido como el mejor jugador del Mundial si Croacia se corona el domingo.

Un sitio que ni él mismo imaginaba, reservado para Lionel Messi, Neymar y Cristiano Ronaldo, tres que hace mucho comenzaron sus vacaciones.