•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El atacante francés Antoine Griezmann, autor de un tanto de penal en la victoria 4-2 de su selección en la final del Mundial-2018 ante Croacia en Moscú, este domingo, confió que estaba “ansioso por levantar la Copa y llevarla a Francia”.

“¡No sé dónde estoy! Estoy muy feliz. Fue un partido muy difícil, Croacia hizo un gran partido, nosotros empezamos tímidamente, vimos que era una final de Copa del Mundo y nos fuimos soltando poco a poco”, explicó el delantero del Atlético de Madrid. “Estoy ansioso por levantar la Copa y llevarla a Francia”, lanzó con euforia a la cadena francesa TF1.

‘Grizou’ luego explicó cómo afrontó la situación tensa de patear un penal en una final de Copa del Mundo. “Dudé en patearlo a lo panenka (picándola) de Zidane (en la final del Mundial-2006), pero finalmente abrí mi pie (para colocarlo a la derecha del portero). Espero (dormir) con la Copa y mi hija (el domingo por la noche)”, concluyó Griezmann al término del encuentro.

Posteriormente, en conferencia de prensa por haber sido designado el mejor jugador de la final, Griezmann admitió que “cuando el árbitro fue a mirar el video no sabía qué había pasado. Pregunté a Olivier (Giroud) y me dijo que había mano. Me quedé un poco al margen para concentrarme en patear el penal y funcionó”.

Deschamps recuerda la “Euro”

Por otra parte, el seleccionador francés, Didier Deschamps, admitió tras ganar el Mundial-2018, que la derrota en la prórroga hace dos años contra Portugal en la final de la Eurocopa, “quizá nos ha hecho ser hoy campeones del mundo”.

“Fue un momento tan doloroso, que no sé si el hecho de haber perdido la Eurocopa quizás nos haya hecho hoy campeones del mundo” declaró Deschamps, en referencia a que hace dos años los franceses se confiaron en exceso tras derrotar a Alemania, entonces campeona del mundo, en semifinales.