•   Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“¡Campeones del mundo!” Francia se transformó este domingo en una fiesta tras la victoria de los ‘Bleus’ en la final de la Copa del Mundo, sobre todo en París, donde cientos de miles de seguidores sobrexcitados invadieron los Campos Elíseos.

De la “fan zone” de la Torre Eiffel hasta los centros de las ciudades de Lille, Lyon, Estrasburgo o Marsella pasando por el estadio de Burdeos y las plazas de los pueblos, millones de aficionados saltaron de alegría al oír el pitido del final que les daba la victoria contra Croacia (4-2).

“¡Ganamos, ganamos!”, gritaba la multitud en la “fan zone” parisina. “Es maravilloso, maravilloso”, se emocionaba Martine, de 58 años, que acudió con su hija a este espacio donde 90,000 personas vieron la retransmisión del partido en un ambiente de euforia.

Lleno total 

Pasados unos minutos, los Campos Elíseos estaban abarrotados de gente que festejará toda la noche la segunda estrella de los ‘Bleus’. En 1998 hubo más de un millón de personas para celebrar el triunfo de la banda de Zidane en la “avenida más bella del mundo”.

Más de 4,000 policías y gendarmes estaban movilizados este domingo en la capital de Francia, un país bajo amenaza terrorista. Después de años de dificultades y de angustia, con atentados que se han saldado con 246 muertos desde 2015 y una recurrente crisis de identidad, Francia vivió esta Copa del Mundo como un paréntesis.

En el Carillon, uno de los bares que fueron blanco de los atentados yihadistas de noviembre de 2015, las cervezas volaban por los aires y los clientes saltaban de alegría. “Ser campeones del mundo aquí, es simbólico”, explicó Benoît Bardet, un joven consultor en informática “no especialmente fan de futbol”. 

“Venir aquí con mis amigos, era una forma de recordarlo y de demostrar que París nunca muere”. Bardet tenía la intención de encaminarse a los Campos Elíseos. En 1998, “mis padres me acostaron a las 11:00 p.m. para ir a beber a los Campos Elíseos. ¡Esta vez me toca a mí!”