•  |
  •  |

Periodista Salud, Misión y Visión

En el gremio médico lo conocen como toxina botulínica y proviene de una bacteria muy peligrosa, pero el efecto paralizante que causa ahora se utiliza para tratar muchos males en humanos, enfatizó el doctor Rodolfo Aburto, especialista en Medicina Estética, durante  una entrevista realizada en el programa de TV Salud Misión y Visión que se transmite en el canal 8.


La ergotamina, un alcaloide semisintético que se receta para tratar las migrañas podría ser sustituido por una receta médica que diga Botox, pero no se confunda, no es que el médico le esté ofreciendo quitarle las arrugas, más bien está intentando tratar su problema de salud, porque este antes de ser un tratamiento  estético es un medicamento  que en los últimos meses se está utilizado sobre todo para controlar trastornos de origen nervioso.


Según el especialista la toxina botulínica es la causante del botulismo, una enfermedad grave que se caracteriza por generar parálisis. Los primeros usos observados de la toxina botulínica fueron en el tratamiento del estrabismo. La capacidad paralizante de este químico se empezó a emplear para controlar el músculo ocular, a finales de la década de 1980, cuando fue aprobado por la agencia de medicamentos en Estados Unidos (FDA).


Luego vinieron otras aplicaciones, como la de tratar la distonía cervical, que es una rigidez del cuello; luego, en el siglo XXI se observó que las personas a quienes se les aplicaba la toxina botulínica volvían muy contentas al consultorio con la buena nueva de que sus arrugas habían desaparecido.


Y aquí entonces empezó el boom del Botox para las arrugas. De acuerdo con el doctor Rodolfo Aburto, ahora existen por lo menos unas 20 indicaciones médicas diferentes, entre ellas, ciertos tipos de migraña, la sudoración excesiva y algunos trastornos del movimiento.


En el caso de las migrañas severas, el doctor Aburto explicó que además es capaz de actuar sobre ciertos mediadores químicos del dolor, aparte de relajar el músculo. Como es obvio, el manejo de la toxina botulínica debe hacerse con cuidado, por lo que nunca debe ser administrada por una persona que no tenga la preparación adecuada.


A otro que ha sustituido el Botox, es al bisturí,  Olvídese de los ojos caídos. De las  arrugas delatoras y la papada. “La  toxina botulínica se aplica directamente en el músculo, específicamente donde se hallan las líneas de expresión’, detalla el doctor  Aburto. ‘La aplicación de este tratamiento relaja temporalmente los músculos de la cara brindando una apariencia más relajada y rejuvenecida’.
“El Botox está indicado para las líneas del entrecejo, ya que relaja el músculo”, dijo el médico, quien agregó: “Esas líneas las pueden generar los celulares, leer un libro diario, o estar muchas horas frente a la pantalla de una computadora, y por supuesto, los años de vida también pesan”.


Según el especialista, “en general las mujeres comienzan a tratarse a los 30 años. También hay excepciones. Los efectos del Botox duran unos cuatro meses; a la vez que el músculo recupera su movilidad, las líneas de la piel retornarán.


Si se va a efectuar un tratamiento con Botox, se debe tener en cuenta:
* La edad: entre 18 y 65 años.

* Que el profesional sea experto en la materia.
* El procedimiento debe hacerse en una clínica
* No usar Botox si está embarazada o dando el pecho.
* Comunicarle al profesional si sufre problemas nerviosos o musculares, o si tiene alguna indicación médica.

TOME NOTA: El cuerpo regula su propia temperatura interna a través de la sudoración. Sin embargo, en algunas personas el organismo produce mucha más transpiración de la que necesita para mantenerse fresco. Esta afección se conoce como hiperhidrosis. El tratamiento para esta afección se implementa en forma efectiva también con inyecciones de Botox. Conozca más de los usos del mismo este sábado en el Programa de TV Salud Misión y Visión  de 2 a 3 de la tarde por canal 8. Para más información puede contactar al doctor Rodolfo Aburto en la Clínica de Especialidades Santa Fe. Teléfono: 22701266