•  |
  •  |

Hace tres años, un médico diagnosticó a Olga Sandoval, de 70 años el mal de Parkinson. No tenía control sobre su cuerpo; sus manos temblaban todo el tiempo y su cabeza se desvanecía de un lado a otro sin equilibrio, no podía dormir muy bien, su cuerpo entero la dominaba. Ella pensaba que esos síntomas eran por su edad, hasta que buscó atención médica con el Neurólogo Walter Díaz.
En el programa de Tv Salud Misión y Visión, consultamos a este especialista, quien en la clínica 8 de consulta externa del Lenin Fonseca atiende cientos de casos de Parkinson como el de doña Olga.
Para empezar, el médico nos cuenta que la enfermedad se denomina “Parkinson” porque  fue descrita y documentada en 1817 por el médico británico James Parkinson, quien la describió como “Parálisis agitante”, pues el principal síntoma es precisamente, “un temblor generalizado.
Esta enfermedad afecta por igual a hombres y mujeres,  puede darse en personas de mediana edad, pero “es a partir de los 65 años cuando el número de afectados aumenta”, explicó el doctor Díaz.
Debido a esta enfermedad degenerativa, que afecta principalmente la coordinación motriz y el habla, es difícil entender al enfermo de Parkinson quien además sufre una pérdida progresiva del control muscular, incluidos los 50 pares de músculos y nervios que controlan el proceso desde que se traga la comida hasta que llega al estómago.
Esa impotencia en cuanto al control de su propio cuerpo, lleva al enfermo a que sufra  “trastornos del sueño, dolores musculares y articulares, fatiga o cansancio crónico y hasta deformación en algunas partes del cuerpo, explica el neurólogo.
Sin embargo, aunque el cuerpo se debilita, hay multitud de enfermedades propias de la tercera edad que pueden hacer que se degenere más rápidamente. La más temida es el Parkinson, un trastorno que puede deteriorar terriblemente la vida de quien lo padece. Por ello, ofrecerles a estas personas un tratamiento adecuado es un asunto primordial.

No todo lo que tiembla es Parkinson
 El especialista reafirmó  que  además del temblor hay otros síntomas en los que se manifiesta el Parkinson, por ejemplo, rigidez, lentitud de movimiento, falta de equilibro, inestabilidad postural, entre otros. Estos a menudo degeneran en problemas psicológicos que interfieren claramente en la vida de los afectados.
La gente suele asociar el Parkinson con temblor, y eso tiene su fundamento, dice el especialista “porque más del 70% de las personas con esta enfermedad  tiemblan en algún momento de la evolución de su dolencia. Sin embargo, hay un 30% de pacientes que nunca sufrirán este síntoma.
Al mismo tiempo, hay enfermos con temblor que no sufren Parkinson, sino una enfermedad más frecuente llamada temblor esencial, con un pronóstico y tratamiento completamente diferentes”.
 El doctor Díaz advirtió que el Parkinson  no es una enfermedad mortal, pero que puede acarrear muchos problemas secundarios, por ello, es esencial seguir una serie de consejos básicos:
“Tener mucho cuidado con el riesgo de tropezar, por los trastornos del equilibrio, a fin de evitar caídas peligrosas; protegerse bien de las infecciones respiratorias y de orina, ya que estos pacientes ventilan y orinan mal; cuidar la deshidratación, por la excesiva sudoración y micción; y tratar de llevar una nutrición equilibrada, y no solo consumir lo que es fácil de tragar”. También existen tratamientos antiparkinsonianos, que aporta la dopamina que le falta al cerebro, y una medicación sintomática, enfocada a controlar las molestias.
Las terapias complementarias también resultan ser de ayuda en ciertos casos con antecedentes de Parkinson pero lo más eficaz es “la levodopa, ha sido desde hace años el tratamiento por excelencia y la respuesta al principio del tratamiento es espectacular.  
En el Sistema de Salud Pública del país esta medicina no está disponible, los enfermos deben comprarlo en  ciertas farmacias y  a veces es difícil encontrarla. De no iniciar el tratamiento con los primeros síntomas, el Parkinson avanza y no solo provoca temblores, sino que daña todos los sistemas corporales y acorta la vida promedio del paciente.

Tome Nota:
El Parkinson dice el Neurólogo Walter Díaz, surge a partir de que el cerebro deja de producir neuronas de la llamada sustancia nigra. Estas son las que generan la dopamina, encargada de regular los movimientos del organismo. Para ayudar a los pacientes y familiares con Parkinson existe la Asociación que lleva el mismo nombre. Puede contactar al Neurólogo Walter Díaz al celular 8882-2420; también conozca cómo enfermos de Parkinson han logrado sobrellevar su enfermedad, en el programa de TV SALUD MISIÓN Y VISIÓN  este sábado de 2 a 3  de la tarde por TN8.

(*) Colaboración

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus