•  |
  •  |

Esta semana, la dermatóloga Raquel Rodríguez nos orientará acerca de los cambios que sufre nuestra piel producto del climaterio.
A manera de introducción la doctora compartió que las hormonas femeninas se clasifican en estrógenos y progestágenos, y que son importantes para mantener las funciones femeninas.  

En cuanto al climaterio dijo que es “el periodo de vida que precede y sigue a la desaparición natural del periodo menstrual (que ocurre generalmente entre los 45 y 55 años). En dicha fase los niveles hormonales se encuentran por debajo de los estándares normales”.  

Alteraciones de la piel
“A nivel de la piel y mucosas se produce una disminución de colágeno fibroblastos, queratinocitos, melanocitos y tejido graso; debido a que estas son sensibles a la disminución de estrógenos.
En la piel de la cara es donde se encuentran la mayor cantidad de receptores estrogénicos, siendo la piel un órgano diana para las hormonas sexuales, provocando cambios tanto a nivel epidérmico como dérmico durante el climaterio”, acotó la doctora Rodríguez.


La baja cantidad de estrógenos produce sobre la piel:  
*  Adelgazamiento con la formación de arrugas y profundización de los pliegues faciales, con pérdidas del tono de la piel, laxitud con aumento de la distemibilidad.
*  Aumento de la pérdida  transepidérmica de agua, provocando resequedad, descamación, prurito senil (picazón), fisura, disminución de la sensibilidad.
* El pelo disminuye de diámetro, observándose hebras finas, cortas, con menos pigmento, brillo, disminución en el número de cabellos provocando alopecia (pérdida de pelo) a nivel de la línea de implantación en la * piel cabelluda.
* Se observa una disminución del vello pubiano y a nivel de la cara aparece hirsutismo, que es un aumento de vello.
* La mucosa oral sufre sequedad, mal sabor, disminución de la salivación y mayores tendencias a las caries.
* La vagina se vuelve más corta y estrecha, aumentando el PH vaginal favoreciendo las infecciones vaginales, hay además pérdida de la grasa subcutánea vulvar.
* Disminución de glándulas sebáceas y sudoríparas.
* Inestabilidad vascular con intolerancia al frío.
* Aparición de manchas en la piel blancas (hipocromías) u oscuras (hipercromías)
* Deformación de las uñas (atrofia ungueal)
 
Por otro lado, la doctora dijo que el importante envejecimiento de la piel que se produce en el climaterio, sugiere que la disminución de estrógenos no solo provoca los cambios anteriormente citados, sino que además acelera el fotodaño, incrementando las alteraciones provocada por la radiación solar, sugiriéndonos  que los estrógenos se comportan como preventivos ante el daño solar.

“Durante este periodo, se produce además, la aparición de enfermedades cutáneas como son queratodermias climatéricas, algunas enfermedades autoinmunes, vitíligo y púrpura senil”, explicó la especialista.

En cuanto a la púrpura senil dijo que se observa con mucha frecuencia y causa ansiedad en los pacientes. “Este problema se caracteriza por la aparición de “manchas” de color púrpura rojizo-oscuro que aparecen generalmente en el dorso de los antebrazos y manos, y van desde 1 cm. hasta 5 cm. de tamaño.  Esto es ocasionado por la pérdida de tejido colágeno y subcutáneo (grasa) que rodea a los pequeños vasos sanguíneos de la zona de los brazos provocando fragilidad de dichos vasos ante pequeños golpes o traumatismo mecánico (rascados inclusive), provocando sangrados debajo de la piel o desgarros de la epidermis.

Tome Nota:
La doctora Raquel Rodríguez Lacayo, Dermatóloga, atiende en la Clínica “Piedra Bocona”, Granada. Teléfono: 2552-5989.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus