•  |
  •  |

La alimentación saludable y balaceada durante el embarazo determina el desarrollo normal del bebé, previene diabetes gestacional y preeclampsia, favorece una ganancia de peso normal en la madre, y se conoce que influye en la tendencia del bebe a desarrollar obesidad al llegar a ser adulto.

En promedio, una madre gana 20 a 25 libras durante la gestación, hasta 30 libras si tiene bajo peso y solo 10 a 15 libras si presenta obesidad. En los tres primeros meses el peso debe mantenerse, posteriormente aumentar 2 libras por cada mes en el segundo trimestre y 4 libras mensuales en el último trimestre que es la fase en que el bebé crece más.

A lo largo de todo el embarazo se deben mantener los principios de alimentación saludable generales, incluir todos los alimentos en determinadas proporciones siempre vigilando la calidad de los mismos y su forma de preparación. El aporte de nutrientes al bebé depende de la calidad de alimentos que consuma la madre.

En el primer trimestre la alimentación debe ayudar a sobrellevar los malestares, que van desde nausea, vómito, mareo, falta de energía hasta distensión abdominal, llenura fácil y estreñimiento.

Recomiendo Incluir un batido de frutas mixtas o un paquete de galletas antes de levantarse, comer poco pero seguido, evitar alimentos productores de gas como la sandía, melón, lechuga, repollo, brócoli, coliflor, pepino, yuca y frijoles, usar leche deslactosada, apoyarse con té caliente y digestivos como la manzanilla, anís, canela, naranja agria para ayudarse con la expulsión de gases y masticar trocitos de canela, clavos de olor, nuez moscada para mejorar la salivación profusa.

En el segundo trimestre se debe reforzar el aporte de hierro ya que en esta época se desarrolla la anemia propia del embarazo. Incrementar el consumo de huevo (por lo menos 3 a 4 veces por semana), usar cereales y productos integrales con mayor aporte de hierro, consumir vegetales verdes como brócoli y frijol verde, carne roja por lo menos 2 veces por semana, frijoles o lentejas diariamente y un vaso de leche descremada diario.

En el tercer trimestre es cuando el bebé crece más, por esto la madre siente más hambre. Sugiero incrementar la cantidad de vegetales, ensaladas, frutas; reforzar el aporte de proteínas como huevo, pollo, carne, pescado, yogurt, hacer meriendas sanas a base de lácteos y frutas, incluso tomar dos meriendas entre comidas si fuera necesario.

En el embarazo debe de consumirse mucha fibra (vegetales, ensaladas, frutas y productos integrales) para ayudar a controlar el estreñimiento. También se debe vigilar el consumo de sal y sodio para tratar de mejorar la retención de líquidos.

La responsabilidad de alimentar bien a nuestra familia comienza desde el embarazo, así que anímense a comer sano, más que a comer por dos.

 

Paula Andrea Arce de Chamorro
Médica diabetóloga
www.vidasananicaragua.com
info@vidasananicaragua.com