•  |
  •  |

Llevar una vida sana es más fácil de lo que pensamos. Basta con incorporar una serie de hábitos muy concretos a nuestras vidas. Aquí tienes unas pequeñas pautas para tener una mejor calidad de vida.

-Un punto cardinal de nuestras vida es lo que comemos y la importancia que tiene hacerlo bien o mal. Cuida tu alimentación con productos saludables y equilibrados, te ayudarán a tener una vitalidad mejor.

-Algo que obviamos por una cuestión de tiempo, pero merece la pena levantarse un poco antes para tomarnos un desayuno completo. Piensa que esta primera comida del día es la que te aportará la energía suficiente para comenzar la jornada y evitará que piques entre horas.

-Convierte las frutas y las verduras en tu snack preferido. Tienes mil maneras de comerlas y prepararlas, y puedes comer todas las que quieras. Estos alimentos te aportarán un montón de vitaminas necesarias para el cuerpo.

-No es necesario vivir en una constante dieta para tener una vida más saludable, pero sí hay que cuidar ciertos excesos. Consume con mesura esas grasas tan poco beneficiosas para nuestro organismo. Moderar el consumo de azúcar.

-Una correcta actividad intestinal es fundamental para sentirnos bien. La fibra te garantizará un proceso de la comida mucho mejor. La puedes encontrar en los cereales, en las legumbres, en las verduras, en las hortalizas y en los frutos secos.

-No habrá líquido que te siente mejor que un buen vaso de agua. Olvida los refrescos y apuesta por el agua cuando tengas sed. Dos litros de agua al día te harán estar hidratada y te sentirás muy bien.

-Desde luego, si eres fumadora, no hay mejor decisión para tu salud que dejar de fumar. Abandonar el tabaco te aportará una cantidad de beneficios que ni te imaginas. ¡No lo dudes!

Combate el sedentarismo
-Es igual la disciplina o la intensidad, pero hacer algo de ejercicio dos o tres veces en semana es una fuente de vida. Incluye actividades que aumenten la respiración, el ritmo cardíaco y que fortalezcan tus músculos y huesos.

-Es muy importante que nuestra salud también resida en la cabeza. Hay que luchar contra el estrés y la ansiedad que nos provocan las situaciones diarias. Toma tiempo para relajarte, descansar y olvidarte de los problemas.

-Es recomendable hacerse un chequeo médico al menos una vez al año. Siempre sabremos si hay algo que debemos mejorar en nuestra vida y descartaremos posibles enfermedades futuras.

Para sentirte sana y vital es necesario descansar el cuerpo y la mente. Debes dormir lo suficiente para reactivar tu organismo. Controla las veces que trasnochas a la semana, sobre todo no lo hagas si tienes que trabajar al día siguiente.