•  |
  •  |

Los días calurosos asechan, y muchos optan por refrescarse sin hidratarse, lo que deja abierto el paso casi seguro para ser víctima de un problema de hipertensión arterial, sobre todo si la persona sobrepasa los 50 años.

Cruzar la raya de los 40 años para un hombre no debe ser considerado como una “ganga”, dado que el riesgo de tener un problema cardiaco se incrementa a partir de los 50 a 55 años de edad, a los 59 este cuadriplica. Es decir, en cuestión de una década los problemas cardiacos superan los niveles, dijo Pablo González León, especialista en Medicina Interna y Cardiología, de la Clínica Nuestra Señora de la Caridad del Cobre.

En el caso de la mujer, su factor de riesgos bajos inicia alrededor de los 45 y 49 años, porque están protegidas por todo su andamiaje hormonal; sin embargo, esta puede igualarse a la del hombre después que ha pasado la menopausia, explicó el cardiólogo.

La falta de protección hormonal, de cierta cantidad de estrógeno y la falta de esas sustancias que fluyen de manera natural por el organismo de la mujer cuando está en edad fértil, son los que permiten la vulnerabilidad a una enfermedad coronaria, sostuvo el doctor González.

El especialista manifestó que las principales enfermedades cardiovasculares tienen incidencia epidemiológica similar en hombres y mujeres, con pequeñas diferencias como las antes mencionadas, pero la constante de hipertensión es alta en ambos sexos, sostuvo el especialista.

La hipertensión arterial es el principal factor de riesgos cardiovasculares para otras enfermedades severas, tales como la enfermedad de las arterias coronarias, que no es más que el estadio final del problema, aclaró.


En la mujer
Las mujeres en edad fértil y que usan los anticonceptivos orales contribuyen en la aparición de la enfermedad, sobre todo cuando estos llevan alta concentración de estrógenos, aseveró el doctor González. Puede resultar un desarrollo cuando presentan una complicación en el embarazo tales como la Pre eclampsia y Eclampsia, estas dos formas de hipertensión inducida por el embarazo, añadió.

Hay que señalar que si una mujer en edad fértil desea embarazarse y ha suspendido su planificación con vista al embarazo y es hipertensa, es importante que no ingiera otro tipo de medicamento, pues algunos son contraindicados como los llamados inhibidores.
Candidatos a un problema cardiovascular

Según el médico, ser menor de edad, adolescente o adulto, alrededor de los 20 a 30 años de edad, no es una condición determinante ciento por ciento seguro para descartar un problema de hipertensión.

Los problemas como este existen en niños que tienen una descarga genética, pero sobre todo mucha incidencia quienes presentan un cuadro de obesidad, detalló.

“Es cierto que la población adulta es la que corre más riesgos de ser hipertensos, pero también los infantes lo corren”. Es lamentable que por falta de conocimiento la disponibilidad de acudir a un médico pase inadvertido y la posibilidad de controlar el problema en el niño no llegue.

Visitar al médico de forma rutinaria es un “déficit cultural” que muchos pacientes tienen; por ejemplo, la mayoría de personas hipertensas se descubren el problema cuando acuden al médico por otra causa, pues muchos no creen ser parte de las estadísticas, enfatizó el especialista.

¿Qué son los paros cardiacos?
Son una emergencia cardiovascular, y más que eso un resultado inesperado provocado por un problema cardiorespitarorio que forma parte de las cinco maneras de presentación de las arterias coronarias o bien de llegar a la muerte súbita, refirió.

 

Factores de riesgos cardiovasculares
* Presión arterial alta (hipertensión arterial)
* Colesterol elevado
* Diabetes
* Obesidad y sobrepeso.
* Tabaquismo
* Alcohol
* Inactividad física
* Sexo
* Herencia
* Edad. Estrés
* Anticonceptivos orales
* Hormonas sexuales

Alimentación adecuada para disminuir riesgos
La dieta es uno de los principales contribuyentes a una vida más saludable. Quien sufre problemas cardiovasculares debe comer ocho raciones de frutas y vegetales al día. Los alimentos más sanos son los que no contienen sal, una dieta que contenga más de 4000 mil milímetros de sal deja de ser conveniente. Los alimentos que deben evitarse son los congelados o enlatados altos en sodio, carnes saladas o conservadas, describió el médico.

 

Créditos:
Doctor Pablo González León, de la Clínica Nuestra Señora de la Caridad del Cobre.
Teléfono: 2240-0181