•  |
  •  |

Las verrugas provocadas por el virus del papiloma humano, son masas suaves que parecen coliflor, y se transmite generalmente por contacto sexual. Se pueden encontrar en el pene, escroto, vulva, uretra, vagina, cuello uterino, laringe y ano.

El gran peligro del VPH es que no todas las personas infectadas presentan verrugas, y que estas pueden aparecer semanas o meses después del contacto sexual con una pareja infectada, aun cuando no tengan verrugas visibles, según la Dra. Selene Sam Soto, Gineco-obstetra y Colposcopista, en caso de contagio, el tratamiento de las verrugas no asegura que no vuelvan a presentarse: el virus puede estar de latente (aunque no hay signos físicos, el virus sigue existiendo en el organismo).

Por otro lado, el contagio también puede seguir ocurriendo aunque las verrugas estén tratadas. El virus se puede encontrar tanto en hombres como mujeres, en tejidos difíciles de tratar como la uretra, la próstata o el líquido seminal.

¿Cómo puedes prevenirlo?
La mejor forma de prevención es que te apliquen la vacuna tetravalente, probada para prevenir el cáncer cérvico-uterino (entre otros tipos de cáncer), causado por los tipos 16 y 18 del VPH, responsables del 70% de los casos. Esta vacuna también protege contra las verrugas genitales causadas por los tipos 6 y 11 hasta en el 90% de los casos.

Aplicar la vacuna antes de tener relaciones sexuales (y que exista algún tipo de contacto con el virus) hace que la vacuna sea mucho más eficaz, pero si ya iniciaste tu vida sexual es fundamental que te vacunes.

Incluso, los hombres y mujeres que ya están infectados con VPH aún se pueden beneficiar con la administración de la vacuna porque esta los protegerá de los otros tipos más comunes de VPH. La vacuna tetravalente es la única que se aplica en hombres y mujeres a partir de los nueve años de edad ya que previene las verrugas genitales.

Esmas.com