•  |
  •  |

Médico Oriental (*)

Todas las personas saben lo que es sentir ansiedad: los hormigueos en el estómago antes de la primera cita, la tensión que usted siente cuando su jefe está enojado, la forma en que su corazón late si usted está en peligro.

La ansiedad lo incita a actuar. Lo anima a enfrentarse a una situación amenazadora. Lo hace estudiar más para ese examen y lo mantiene alerta cuando está diciendo un discurso. Pero si usted sufre de trastorno de ansiedad, esta emoción normalmente útil puede dar un resultado precisamente contrario: evita que usted se le plante a una situación y trastorna su vida diaria.

Sentirse preocupado o nervioso es parte de la vida cotidiana. Todos nos irritamos o nos sentimos ansiosos de vez en cuando. La ansiedad de leve a moderada puede ayudarle a concentrar su atención, su energía y su motivación.

Cómo identificarla
Si la ansiedad es grave, es posible que tenga sentimientos de impotencia, confusión y preocupación extrema que son desproporcionados respecto a la seriedad real o a la probabilidad de que se produzca el suceso temido. La ansiedad abrumadora que interfiere en la vida diaria no es normal. Este tipo de ansiedad podría ser un síntoma de otro problema, como la depresión.

Este trastorno se define como una preocupación persistente que se presenta diariamente o casi todos los días durante seis meses o más.

En algunos casos, una persona con trastorno de ansiedad generalizada siente que ha tenido este sentimiento de preocupación desde siempre, incluso desde su adolescencia o niñez.

En otros casos, la ansiedad puede ser provocada por una crisis o un periodo de estrés, debido a la pérdida del trabajo, enfermedad, o la muerte de un familiar. A pesar de que la crisis finalmente termina y el estrés desaparece, permanece un sentimiento de ansiedad que puede durar meses o años.

Sienten que el mundo los agrede
Además de sufrir de constante preocupación o ansiedad, las personas con trastorno de ansiedad generalizada pueden tener una baja autoestima o sentirse inseguras porque perciben las intenciones de las personas o los eventos de manera negativa, intimidante o crítica.

La presencia de síntomas físicos puede hacer que las personas busquen tratamiento frecuente por el médico de cabecera, cardiólogo, especialista de pulmón o gastroenterólogo. El estrés puede también intensificar la ansiedad.

Los expertos creen que algunas personas con trastornos tienen una tendencia genética (heredada) a desarrollar la enfermedad. El trastorno probablemente sea producto de la forma en que algunas estructuras cerebrales manejan la respuesta al temor.

La ansiedad puede causar síntomas físicos y emocionales. Una situación o un miedo específico pueden causar alguno o todos estos síntomas durante un período corto. Cuando la situación pasa, por lo general los síntomas desaparecen.

Síntomas físicos
Los síntomas físicos de la ansiedad incluyen:
* Temblores, tics o tembleques.
* Sensación de llenura en la garganta o en el pecho.
* Falta de aire o latidos cardíacos rápidos.
* Aturdimiento o mareos.
* Sudoración o manos frías y pegajosas.
* Sentirse nervioso.
* Tensión muscular, dolores o sensibilidad (mialgias).
* Cansancio extremo.
* Problemas del sueño, como incapacidad de conciliar o mantener el sueño, levantarse temprano o desasosiego (no sentirse descansado cuando se levanta).
* La ansiedad afecta la parte del cerebro que ayuda a controlar la manera en que usted se comunica. Esto le hace más difícil expresarse de manera creativa o interactuar eficazmente en las relaciones. Los síntomas emocionales de la ansiedad incluyen:

* Intranquilidad, irritabilidad o sentimiento de estar a punto de estallar o nervioso. Preocuparse demasiado.
* Tener miedo de que suceda algo malo; sentir que está condenado. Incapacidad de concentrarse; sentir que su mente se pone en blanco.

Acupuntura ayuda a devolvernos la calma
Estudios científicos han demostrado que la acupuntura resulta un tratamiento muy efectivo para la ansiedad y el estrés. Algo en extremo importante, es que evita el uso de psicofármacos que producen efectos secundarios en el organismo del paciente y que generalmente provocan adicciones u otros daños colaterales.

La acupuntura forma parte de la medicina milenaria china, y gracias a ella, muchos enfermos consiguen mejorar o curar sus dolencias al margen de la cirugía o de los tratamientos agresivos. En Oriente se viene aplicando desde tiempos inmemoriales como medicina preventiva.

La acupuntura tiene propiedades muy buenas para la salud, y es un remedio que se combina con los tradicionales, e incluso los sustituye en casos de depresión y ansiedad, y se pueden conseguir efectos analgésicos y sedantes que ayudarán contra estos estados del paciente.

(*)Tanyari Medicina Oriental.
Centro Comercial Managua Módulo C-57-58
www.tanyari.jimdo.com
2267-1903 / 8624-2847